" EMAIL"

A más de uno nos ha pasado alguna vez, querer enviar algo a una persona y terminar en manos de otro, querer contestar un correo y hacerlo con la persona equivocada, antes con las cartas era menos normal, actualmente como todo se realiza tocando una o dos teclas este tipo de errores es mucho más frecuentes.

Unas veces con serias consecuencias y otras en las que todo se queda en una mera anécdota que contar mientras tomas un café con los amigos o reposas la cena de Navidad.

Ayer a eso de las tres, cuando el hambre me hacía tener una ceguera que no es visual, más bien mental, me llegó un email con el siguiente texto:

Estimado cliente:
Le informamos que desde el 24 de Diciembre al 6 de Enero estaremos realizando inventario de nuestros almacenes, por los que nos será imposible gestionar el envío de pedidos.

Disculpen las molestias.

Un cordial saludo el equipo de ...( marca )

Con mi ceguera mental, lo único que se me pasó por la cabeza en esos momentos fueron las compras de Navidad que había hecho hacía ya unas semanas para sorprender a los míos con regalos originales y no comprados en el todo a 100, que es la única tienda que hay aquí donde vivo.

En un principio me quedé un poco tristona pensando en como iba a explicar que Papá Noel estaba haciendo inventario y que por eso no había regalos, pero poco a poco esa mala leche heredada de padre y madre fue aflorando en mi cabeza y sin pensar un solo segundo más solté la espumadera con la que estaba cocinando y decidí contestar a el email con lo siguiente:

Y qué os he comprado yo ? ( no sabía cual de todo lo que he encargado podía ser )
Sea lo que sea, seguro que ya habéis cobrado y a mi me habéis jodido los regalos de Navidad.

Que a gusto me quedé !!

Sin regalos, pero sin pelos en la lengua.

Esta mañana, antes de las nueve tenía otro correo de los del inventario:

Buenos días Lucía:

Este Email iba dirigido exclusivamente a tiendas de puericultura, pero por error técnico en nuestro sistema, se ha enviado a otros correos, entre ellos, el suyo.

Sentimos mucho las molestias y le deseamos unas felices fiestas.


A lo que no me quedó más remedio que desearles felices fiestas yo a ellos, aunque se las vayan a pasar colocando sus almacenes.

Yo no se como mi correo personal ha podido llegar a un almacén que reparte material a tiendas, porque nunca he tenido una y como no me aclaran si soy uno de sus clientes, me he quedado con la duda sobre si mis regalos van a llegar a tiempo o voy a tener que dar explicaciones a los míos.

Ya os lo contaré la semana que viene.


Comentarios

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "