" Y despertó la Bestia "





Cabrón!!

Eso es lo que era, Un Cabrón, que no hacía otra cosa en esta vida, que engañar, timar, y hacer llorar a las mujeres.

Cabrón! Era el nombre con el que todas le recordaban, con el que todas le identificaban, con el que le nombraban.

Vivía él, el cabrón, feliz, contento, alegre, satisfecho, en su mundo, sin problemas, sin complejos, sin remordimientos.

Todo en su mundo giraba entorno a él, no había nada que quisiera que no quitara, no había nada que deseará, que no robará, engañará, mintiera o inventará, con tal de conseguirlo todo.

Un día él, el Cabrón, puso sus ojos en ella, y fijo un objetivo, un fin, algo que quería conseguir.

Comenzó su cortejo, su baile, su enredo.

Ella la infeliz, no lo vio venir y dijo si.

Pasaron los años y las cosas seguían igual, el pedía y ella se lo daba, el exigía y ella le servía.

Las cosas cada vez iba a peor, pero ella era una soñadora y pensaba que todo cambiaría, que todo mejoraría, que la vida era hermosa y la gente buena.

Sus ojos estaban tapados por un sueño, por una ilusión, por una fantasía. que la impedía ver lo que en realidad vivía.

Pero un día, el cabrón, fijó su maldad en otros seres indefensos, en otras almas nobles, en otros soñadores que hasta ese momento habían sido meros espectadores.

Y fue entonces cuando la bestia que todos llevamos dentro, que casi todos reprimimos, despertó de repente, surgió de  los más profundo de su alma, de su conciencia, de su ser.

Y una calurosa tarde de agosto, mientras todos dormían, mientras el cabrón disfrutaba de su descanso, la bestia salió otra vez, juzgó, sentenció y ejecutó, al causante de sus males, al culpable de sus penas, al que la había hecho nacer.

Sin prisa se acercó a su lado y con un rápido movimiento cortó los lazos que la unían, las cuerdas que les ataban, la soga que la ahogaba.

Y en ese mismo instante la bestia desapareció y nunca más volvió.


Cada día enciendo la tele y en las noticias las mismas historias, mujeres que mueren a manos de malos tío.

No justifico la violencia, pero de vez en cuando no estaría mal que alguna dejara salir la bestia y se cambiara la historia.

Comentarios

  1. Lo estaba leyendo con un entusiasmo tremendo, esperaba ese final, me gustó... si lo reconozco, me gustó.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jiiji, algunas lo tenían que llevar a la práctica, bss

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Unos posits "