" Venganza "

No me acuerdo muy bien, pero creo que hay un dicho popular que dice:

" Si tiras una piedra al cielo, te terminará cayendo en la cabeza ".

Pues eso es lo que me ha pasado a mi.

Anoche mientras escribía en el blog, a una hora muy normal, sobre las 23,30 h más o menos, el Pc, comenzó a hacer cosas rara, algo que no me sorprende, que yo no soy precisamente una experta informática, para que queden claros mis conocimientos informáticos, hace poco un amigo muy amablemente se ofreció a darme un mata virus y he sido incapaz de ponerlo en el Pc, vamos que tengo menos conocimientos informáticos que su madre, ( una señora jubilada que a mi no me ha hecho nada y que creo que somos familia ).

Pero aunque no tengo conocimientos informáticos si me leo las instrucciones de algunos aparatos eléctricos y en ellos siempre dice, que si algo no funciona lo desenchufes y lo vuelvas a enchufar.
Y eso fue lo que yo hice anoche, enchufé y desenchufé el pc, el ruter, el cable de la pared, el cable del alargador, vamos todos. Apagué el ordenador, el ruter, todo como un millón de veces y nada, continuaba sin internet.
A eso de la 1 de la madrugada y ante la sorpresa de mi marido que se levanto a ver que pasaba al escuchar tal cantidad de palabrotas, llamé por teléfono a la compañía que tengo contratada, y me aclararon que el problema no era mio, que era un problema local, vamos que no era la única que me estaba acordando de sus muertos, que por la mañana todo estaría solucionado.
Ante la impotencia, no me quedó otra que ver la tele un rato y después irme a dormir.
Esta mañana a la 8 h  ahí estaba yo otra vez, con el Pc encendido para ver si ya tenía internet.
Que para un día que me quedo en casa sin trabajar, si no tengo internet la otra opción que me quedaba era ponerme a limpiar y eso no me apetecía nada.
Cual es mi sorpresa cuando enciendo y nada de nada, otra vez sin internet.
Comienzo con la retahíla de palabrotas, a acordarme de la madre del comercial con el que hablé anoche, con todos los anuncios de esta compañía, que son cada día más ñoños, que en vez de anunciar un adsl parece que venden seguros de vida.
Y vuelvo a llamar al 900, que como es gratis, pues no me preocupa el rato que me tengan en espera, que dicho sea de paso me ha dado tiempo ha hacer las camas de todos, colocar la salita, cambiarme de ropa y poner el desayuno a los críos mientras esperaba.

Me atiende una chiquita que sesea, jodor, pienso, no la entiendo.
Con los cinco sentidos puesto en la conversación voy haciendo lo que creo que me va indicando, tecla tal, botón cual del ruter, y de pronto me doy cuenta de algo:

EL CABLE QUE CONECTA EL RUTER AL TELÉFONO NO ESTA ENCHUFADO A LA PARED.

Ayer con el cabreo se me olvido dejarlo conectado, naturalmente a la amable señorita no la digo ni mu, y lo conecto.
En menos de tres segundo, Milagro, tengo internet, pero a ella no se lo digo que capaz es de insultarme.
Me recomienda que deje el ruter conectado para que sus operarios realicen no se que cuestiones desde allá donde trabajen, la India, Pakistán, Colombia, que se yo y que intentaran restablecerme la línea lo antes posible.

A lo que yo la respondo que muchas gracias y cuelgo.

Esto me pasa por reírme de ellas el otro día y por meterme con las máquinas y que quede claro que no es la primera vez.
Que yo recuerde una noche de verano estuvimos hablando durante una cena de la Guardia Civil, nada malo, y a la vuelta a casa, me pararon, solo les faltón mirarme los empastes, ante la carcajada general de todos los que iban conmigo en el coche y al final con los nervios les di hasta las gracias, cosa que no debe de ser muy frecuente, ya que el guardia me respondió, " no, gracias a ti ".

Todavía se están riendo los que me acompañaban.

Comentarios

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" 3XL"

" La mancha "