" Concentración motera "

Este fin de semana pasado ha sido la concentración motera en el pueblo en el que vivo, no me apetecía mucho quedarme, el año pasado vi hacer muchas tontería y no me gusta que mis hijos las vean como algo normal y las repitan dentro de un tiempo.

                              ( Si tuviese moto, sin duda este sería mi casco. )

El programa de actos comenzó con un quack empotrado contra un árbol muy cerca de mi casa, yo suelo pasar por esa zona a diario, el conductor iba haciendo tonterías con él y claro ocurrió lo más predecible.

Árbol medio roto, quack empotrado contra el árbol y conductor con clavicula rota, ( ese ya ha terminado la concentración motera ).
           
Visto ese espectáculo tomamos la decisión de cambiar el programa de actos de nuestra familia, botella de agua no muy fría, chaquetas que estábamos a 20º y caminito de ikea.

Al llegar nos dimos cuenta que mucha gente había visto el mismo programa de actos alternativo y había colas para todo:

Colas en el burger ( que es visita obligada naturalmente )
Colas al intentar aparcar el coche ( lo más cerca posible de la salida )
Colas para ver todo lo que había en la exposición,
Había colas hasta para pagar.

Después de todo el día de compras, de medir mil veces el coche para asegurarnos de que los paquetes entraban, volvimos a casa.

Al llegar la concentración seguía en el mismo punto:
- gente por todas partes,
- calles llenas de basura,
- motos aparcadas por donde tendría que caminar la gente
- y ruido, mucho ruido.

La noche fue más bien tranquila, quizás tuvo la culpa que durante casi toda la noche llovió e hizo frío.

La jornada del domingo no empezó mejor que la anterior, al volver del paseo matutino me encontré a gente que todavía no se había ido a dormir, no estaban en su mejor esplendor, yo siempre digo que pasadas unas horas, no hay pintalabios que arregle los estragos del alcohol y los que yo vi hacía horas que habían superado esa barrera.

Por lo que dediqué parte del día al bricolaje ( ya contaré en otra entrada todo lo que me ha pasado ) e irnos al cine.

A la vuelta me crucé con todos los moteros que se iban a su casa y yo volvía a la mía tranquilamente, sin peligro de que me atropellen mientras paseo por la acera.

Y así terminó nuestra concentración motera de este año, lo siguiente son las fiestas y los toros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" 3XL"

" La mancha "