jueves, 20 de diciembre de 2012

" La cuenta atrás "

Si realmente mañana se termina el mundo, me va a molestar mucho.

Porque me va a pillar trabajando y claro no podré disfrutar de mis últimas horas en la tumbona con un café y un buen libro en las manos, con mis cachorros y mis seres queridos cerca, todos juntos pero sin dramatismos, disfrutando tranquilamente de esos últimos momentos.

También me voy a quedar con las ganas de saber si me ha tocado la lotería de Navidad.

Además si llego a saber hace años que esto del fin del mundo era verdad desde luego hubiera dado gusto al cuerpo fumando y comiendo mucha, muchíiisima comida basura ( mal pensados ) total me iba a morir de todas formas.

Y es que estas teorías del fin del mundo no sé como se las puede creer la gente, es como cuando Nostradamus dijo que se iba a terminar el mundo allá por el 98, o cuando con la llegada del año 2000 todo se iba a terminar.

A mi me da que lo único que se consigue con todo esto es asustar a algunas personas que ante algo tan terrible pueden cometer auténticos errores, de los que luego se estarán arrepintiendo durante décadas y desde luego también se consigue enriquecer a algunos con falsas soluciones o bolsas de emergencia.

Pero bueno, por si acaso y como el decir cosas de momento es gratis, dejaré escritas unas breves palabras.

Ha sido un placer pasar por este mundo, con las alegrías y los errores que he cometido a lo largo de los años, es casi seguro que si volviera a empezar una vida, volvería a repetir todo lo hecho, porque lo bueno y lo malo, lo que me ha hecho llorar mares de lágrimas y ha reír durante días, todo ello junto han dado como resultado la persona que soy, han influido en las personas que me rodean y han conseguido que mi vida haya sido plena, completa y maravilloso.

Un placer haberos tenido cerca.

                                              Lucía

Pd Si el fin del mundo no es mañana, por la noche casi seguro que escribiré algo, lo digo por si queréis entrar y leer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada