" Y después de trabajar "


Cuando después de toda la mañana currando llegas a casa y te encuentras la cochera que parece que ha pasado un tornado por ella y un tío con una radial haciendo mil pedazos la que hasta entonces había sido la puerta de entrada de tu coche, te dan ganas de quitarte la coleta y salir corriendo calle abajo dando gritos como una loca.

Cosa que naturalmente no haces y no sabes por qué, entonces mientras le ves allí cortando, saliendo chispas te das cuenta que por mucho que cuides tu alimentación con la mierda que estas respirando seguro que te mueres de un cancer de pulmón o en un incendio por las chispas que están saltando.

Cuando por fin se van todos y estás allí limpiando la cantidad de polvo y cascotes que se ocasionan al cambiar una puerta, ves que son casi las 4 de la tarde, que llevas sin comer nada desde las 8 de la mañana, que de puro agotamiento no tienes ni hambre ni sueño y además te acabas de gastar más dinero que si hubieras ido con tu familia a un todo incluido en la playa durante 4 días.

Sumergida en esos pensamientos tan trascendentales ves llegar a un vecino, el manitas que lo tiene todo y lo hace él mismo, se para, te mira y te dice:
- Has cambiado la puerta de la cochera?
- Mientras contestas con cara sonriente con un si, piensas Tú que crees? que estoy jugando al quita y pon ?
 La siguiente pregunta es de rigor, cuanto? 
- Dices el precio y naturalmente la respuesta era de esperar: Las hay más baratas !!!
- Ya, le digo, pero yo quería esta más cara. Le sueltas, así como el que no quiere la cosa. 

Total, que el agotamiento, la limpieza, la conversación, todo junto han hecho que me tumbe en el sofá y no sea capaz de decir a que hora me voy a levantar de él, porque miedo me da tener que salir a la calle y gastar más dinero.

Comentarios

  1. Cuando te indignas es cuando más me gustas. Lo de los vecinos, como dices, es un clásico. Es envidia pura porque a algunos no les gusta ver que los de al lado tienen recursos como para hacer mejoras y ser felices. Anda y que les zurzan. Y lo de la puerta, pues como el resto de obras que has hecho, tranquila, ya queda menos y en invierno, a disfrutar de todas las novedades. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Lucía, has tenido de todo con estas obras, realmente no sé como aguantas.
    Y al vecinito... grrrrr.... a ver si él hubiese cobrado menos.
    Ya vendrán días mejores, espero que pronto.
    saludos.

    ResponderEliminar
  3. Que sepáis las dos que HE TERMINADO LA OBRA !!!!!!! Ya todo me da igual, he terminado, jijiji

    ResponderEliminar
  4. Ai, a mí me has hecho reír mucho cuando he leído: 'te dan ganas de quitarte la coleta y salir corriendo calle abajo dando gritos como una loca' a quién no le ha pasado eso!!??
    Un poco más y muerdes al vecino, bien hecho!! yo para estas cosas soy muy pánfila... siempre me qeudo callada sin saber qeu decir! me acordaré de ti la próxima vez.
    Por cierto trabajo en la construcción, así que sé realmente de que hablas. Tener obras en casa sólo es comparable a una mudanza, o sea desastre total!!
    pero ya verás como se te olvida todo al ver la puerta nueva lo bonita que queda!!
    Besos y Feliz Fin de Semana!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijiji, esta mañana al ir al trabajo me he acordado, le he dado al mando y listo, bss

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Unos posits "