" tic, tac, tic, tac "



Las últimas horas antes de tener vacaciones suelen parecer eternas, las horas no pasan, los minutos pareces horas, tic, tac, tic, tac, y el reloj sigue igual, no se mueve.

El viernes yo tuve esa sensación, la cosa fue más o menos así:

- Las 9 de la mañana, suena la sirena y una manada de cachorros de mamíferos corren como en estampida hacia la clase, si hubiera un incendio, seguro que no corrían tanto.

- 9,10 h, la manada no termina de colocar, la profesora de religión los espera religiosamente en la puerta, mientras yo les grito:

- Vamos, dejad los deberes en mi mesa y daos prisa que a la seño la va a dar tiempo de rezar un par de rosarios antes de que lleguéis a su clase.

La manada termina de salir, más o menos a las 9,15 h yo me quedo con los que no van.

- 9,30 h controlados los que se quedan, espabilo corrigiendo los deberes, o lo hago ahora o no los tendré en toda la mañana.

- 10 h ya se les escucha correr por el pasillo, se terminó la paz.

- 10,05 h empezamos el dictado, la media de duración para escribir cuatro frases es de 40 minutos, porque mientras dictas a una velocidad de tortuga vas intercalando frases como:

- si, mamá lleva tilde, pero yo he dicho madre y aunque tienen significados parecidos no se escriben igual
- coma es el ganchito después de una palabra, no tienes que poner coma con letras
- que siiiii !!!, punto y aparte, y lo tienes que poner en otro renglón aunque tu madre te diga que no malgastes el cuaderno.

Mientras, para evitar dudas se escribe en la pizzarra y aun con todo esto al corregirlos más de uno tendrá escrito algo que no se parece en nada

Después de esto, como los temas del libro ya están terminados, seguimos haciendo ejercicios en el cuaderno, toca repaso de las tablas, hemos llegado hasta la del 9, pongo algunas cuentas en la pizarra y empiezo a escuchar:

- Seño, hay dos iguales, 7 x 5 es igual que 5 x 7.
- Ya lo sé, pero es que mi imaginación tiene un límite, y algunas se tienen que repetir.
 - Un problema de los que yo llamo donde está Wally, los llamo así porque si lo quieren hacer tiene que leerlo, los números están escritos, no se ven, más o menos así, tengo cinco bandejas, en cada una seis manzanas, ¿ cuántas manzanas tengo ?
- No tiene números seño, es otro dictado ??
- Nooo, leelo, atiende, verás como los ves.
- Ya los he encontrado, seño ( y los grita ).
- Se terminó el misterio.

Terminamos repasando cono, con preguntas como:

- Qué es el sol ?? Respuesta: Femenino, singular
Los puntos cardinales, son ?? Luna nueva, luna llena, ( mmmm, eso son las pelis de la saga Crepúsculo ).

Una compañera entra para decirme que la han contestado que los astros son: el sol, la luna y el señor de los anillos, jijiji

Así como el que no quiere la cosa, son las 11,30 h, hora del bocadillo, en mi clase, el bocadillo se come antes de salir al patio, por múltiples razones.

1º No se ensucia el patio.
2º Se lo comen, no lo tiran, aunque me he dado cuenta, que el chocolate termina siendo un alimento común, y la fruta, la segunda ronda de los más glotones.

Salen al patio, yupiiii !!! Tengo un ratito !!! Pienso, antes de que me de cuenta, la manada vuelve a clase.

Leemos un libro entre todos, tema, los valores, el sacrificio por los demás, un cuervo blanco que se transforma en bebe y roba a un enano el sol, la luna y las estrellas, cuando intenta huir, se mancha y se queda negro para siempre, ese es el sacrificio, no sé, yo creo que es un poco racista, pero ellos no se han dado cuenta, mejor no lo comento.

Quedan 45 minutos de clase y es aquí donde realmente cometo el mayor error de la mañana, les animo a realizar un trabajo en equipo.

- SIIIIIIII !!! Gritan los 21 a la vez.

Empieza una lucha a muerte, todos quieren las bandejas, los libros que leemos sobre los valores, no están haciendo efecto.

Como no les dejo decir palabrotas, tienen su propio código de amenazas y detecto algunas, pero no les dejo seguir, los equipo los formo yo, sin tener en cuenta los enfado.

- Mantelitos estampados en cartulina, con temperas y bandejas con papel collage.


Los mantelitos terminan siendo una masa pegajosa, de muchos colores, imposible separar la cartulina del mantel de papel que era el molde, con todo y con eso, uno grita que se lo quiere llevar a casa, mientras lo mueve en todas direcciones y gotea tempera roja.

El otro grupo, ha gastado medio litro de cola blanca y no ha pegado ni un 10% de las tiras de periódico en la bandeja, la cola está en las mesas, en los babys que muy previsoras las profes pedimos a los niños el año pasado, en las manos de los niños, los pinceles no pienso ni lavarlos.

Uno de los niños juega a pegarse y despegarse los dedos, otro se está comiendo los mocos, o la cola, la dos cosas juntas creo, me da arcadas a mi y a los que le rodean, él se ríe e intenta convencernos de lo delicioso que está. Aaaagggg !!!!

Y el reloj no corre, las 13,45 h,  13,46 h, 13,47 h

Erróneamente le digo a uno de ellos que guarde las cosas en la cartera, toda la manada lo hace, me mato dando ordenes todos los días y esta solo la he susurrado y todos la escuchan.

Faltan 10 minutos para las 2 y ellos deseando salir y yo atacá, agotá y amenazando con ponerles malas notas, cuando la verdad es que las tengo firmadas hace días, y me temo que ellos lo saben.

Recogen, entrego notas, ultimas ordenes para las vacaciones, y RIIINNNGGG !!!, suena la campana.

Estamos de vacaciones !!!!  Ellos y yo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" 3XL"

" La mancha "