" Hoy "

Hoy me he hecho una operación en la vista. Me he introducido a purito dolor los cristales de las gafas de sol en los ojos.

Me tocaba patio y mientras hablaba con unas compañeras he visto venir un balón naranja con motas rojas directo a mi cara.

Ha sido muy rápido y del golpazo creo que los cristales se me han metido hasta el cerebro, además de aumentar el volumen de mis labios hasta parecerse a los de la Jolie.

Y encima los jugadores en vez de disculparse por el golpazo han dicho:

- Jo seño, qué bien paras el balón !!

Total que al salir del trabajo entre el golpe, los mocos, las toses y la voz gangosa estaba hecha un cuadro, menos mal que esta tarde he ido a la peluquería y mi pelo ya solo tiene un color, marrón no sé qué, pero está bien.

En la pelu, solo había mujeres y me he dado cuenta que por muy diferentes que seamos entre nosotras, por muchos tonos de pelo o cortes, todas hacemos y pensamos las mismas cosas.

1ª Elegir un color de pelo.

Yo lo tenía claro, cuando me ha preguntado la he dicho que el que se pudiera, con tal de tenerlo todo igual.

Pero no todas lo tienen muy claro, una ha dicho que quería una mezcla de rojos.

- Uff he pensado yo, que miedo me da eso.

Otra quería justo el color que aparecía en las muestras de plástico que tienen en los cartoncitos:

- quiero ese, justo ese.
- Ya pero es que no te va a quedar así, es casi imposible, la decía la peluquera.
- Pero es que yo quiero ese rojo.
- Es que si te pongo ese rojo, las canas se te van a quedar transparentes,.

Jodor !! He pensado yo, eso va a ser peor que lo mío, cómo se explica que tienes el pelo transparente ??

- No me importa, ha dicho la cabezona canosa, lo quiero.

Pues nada, sarna con gusto no pica, ha tenido que pensar la peluquera y se lo ha dado en el pelo, no puedo decir como la ha quedado porque lamentablemente me he ido antes que ella.

2º Mientras te lavan el pelo.

 Todas telefoneamos al marido para recordarle que tiene que darle la merienda a los niños, las tres que estábamos allí sentadas lo hemos hecho.

3º y último.

Cortame el pelo, pero no mucho, poco, casi nada.

Coño o te lo cortas o no te lo cortas !!

Pero poco o nada,  esa que medida es ??

Al salir de la peluquería he recordado esa película en la que el protagonista se despierta siempre en el mismo día y a la misma hora, y me he dado cuenta que la pobre peluquera vive atrapada en ese día de lunes a sábado.  Qué locura !!!


Comentarios

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Unos posits "