" Te espero en el coche "

Hoy ha tocado cine, me encanta ir al cine, a ver pelis para mayores claro, no penséis mal, pelis para adultos, joder eso suena peor, quiero decir pelis con temas de adultos, pero claro, soy madre y además buena amiga, por lo que hoy me ha tocado ver una de esas pelis con cuatro críos, en las que los animales hablan y al humano que le hablan no le sorprende, anda que si eso me pasa a mi una mañana me da un ataque al corazón seguro.

Mañana cuando de de comer a Carlos V, ( mi tortuga ) y a Pajaroto, ( mi canario) les voy a preguntar que tal han pasado la noche, a ver si me contestan.

El caso es que después de ir al cine con los míos y los de dos amigas, hemos hecho la parada obligada en el centro comercial más cercano.

A mi todos me parecen iguales y a los pocos minutos de entrar ya me dan ganas de salir de allí, pero a mi pareja le pirran, le vuelven loco, mis amigas dicen que tengo un chollo de marido, el único tío del mundo al que le gusta ir de tiendas y nunca se cansa.

Pero como este mundo no es perfecto a él le ha tocado la única mujer que se aburre yendo de tiendas.

Lo que suelo hacer es comprarme  o llevarme un libro y esperarle en la cafetería más cercana que además tiene zona infantil, todos contentos.

Por lo que me ha contado un amigo, no soy la única persona que espera a la pareja mientras hace la compra, pero parece ser que no todos leemos un libro y tomamos un café.

Este amigo dice que un día les llamaron para atender una urgencia en un club de esos que tienen luces de neón, con siluetas de chicas en la puerta.

A uno de los clientes le había dado un infarto en plena faena.

Muy sorprendidos los de la ambulancia comprobaron que el enfermo estaba más preocupado por intentar ocultar donde le había dado el infarto que por el infarto en si.

Incluso les ofrecía dinero para que no pusieran en el parte donde le habían recogido, porque él en realidad tenía que estar en el coche esperando a la parienta mientras ella hacía la compra en el carrefour más cercano.

Que digo yo que el tío tendría programado el coche para llegar al club en un pis pas, porque mira que se tarda generalmente poco en hacer la compra, o es que ya se sabía el camino de memoria y no tenía ni que pensarse como llegar.

El caso es que los de la ambulancia no le hicieron caso y en el parte de incidencia ponía claramente donde le habían recogido y que estaba haciendo en el momento del infarto.

Creo que desde entonces es él, el que tiene que hacer la compra de la semana, pero solo para uno que la parienta no ha vuelto a hacérsela ni una sola vez más.

Hoy cuando yo me he aburrido de mirar, carpetas, libros y todos los pasillos de ese mismo centro comercial, he dicho:

" me voy fuera y te espero en el coche, pero oye mira que yo me llevo un libro y una botellita de agua, vale ?!?! "

Comentarios

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "