" Inflando globos "



Hay días que en cuanto pongo el pie en el suelo, se que la he jodido, que se me ha torcido el día, que se me acaban de cruzar los cables.

Es algo común entre los mortales, que se que no soy la única a la que la pasa, a todos alguna vez se nos han cruzado los cables, nos levantamos con el pie izquierdo, vamos de culo que se suele decir.

Esos días que estoy enfadada con este mundo y con el mundo paralelo y procuro esconderme en un rincón,  no hablar con nadie, es lo mejor, pobres de los que se cruzan en mi camino, se tragan la ira, las bilis seguro.

Pero luego cuando se me va pasando, me doy cuenta de que mi enfado con el mundo, ha sido una autentica gilipollez, que no era para tanto, incluso que no era nada.

En estos casos siempre me acuerdo de una frase que escuchaba de pequeña:

" Esta está pidiendo a gritos un guantazo, seguro que si se lo doy se la pasa todo "

Y no estoy diciendo que me den un guantazo, ni justificando la violencia, sea del tipo que sea, pero a veces nos ponemos un poco tontos, inaguantables, pesados, insoportables y los que nos rodean sufren nuestra ira sin saber por que, ni de qué?

Creo que si la locura transitoria en la que se entra nos lo permite tendríamos que ser capaces de reflexionar sobre lo que se tiene, lo que nos rodeas y pensar aunque sea utópico que siempre hay alguien que está peor que nosotros y no se enfada, que siempre hay alguien con más problemas, alguien más solo, alguien más triste, alguien más pobre, alguien peor y no están enfadados con el mundo y reconocer que las rabietas son cosa de críos y que todo lo que desaprovechemos ahora lo perdemos, que no vuelve, que se pasa y no lo disfrutamos, un día enfadado es un día perdido.

Y entonces pensar que somos un globo, que somos capaces de hacer que nuestro enfado vuele, rompa esa barrera que nos aisla del mundo y salir a disfrutar de los que nos rodean, de los que nos quieren, de los que se preocupan  por nosotros y vivir felices, que las tristezas ya llegaran, solas y sin avisar, que ya tendremos tiempo de llorar, de enfadarnos, de estar tristes con razones de peso, pero no por tontadas.

Y si en vez de inflar un globo tengo que inflar cien, pues los inflo, que mientras los estoy inflando no me da tiempo a enfadarme más.





Dibujo de Antonio Mingote






Comentarios

  1. Es verdad lo de la frase, yo se la digo a Jesús un montón de veces y es que a veces lo pide a gritos y se le doy y se le pasa todo, jiji, pero en plan cariñoso, sin fuerza, le duele mas el acto que el guantazo. Días malos tenemos todos, de esos que dices, nada mas me puede salir mal y pasa algo mas siempre.

    ResponderEliminar
  2. O empecé el día mal y lo terminé peor, pero vamos lo mejor es intentar superar esos días

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "