lunes, 1 de noviembre de 2010

" los juegos y los juguetes "

Hoy he estado en el parque con mis hijos, me he propuesto que aprendan a montar en bicicleta cuanto antes.

No lo hago para que se lo pasen mejor, ni para que hagan ejercicio, ni para que puedan jugar a algo que no sea fútbol alguna vez, lo hago con un objetivo mucho más egoísta, si ellos aprenden a montar en bicicleta lo harán solos y mucho rato, mientras yo me podré tomar en café y leer un libro tranquilamente.

Se que es una postura egoísta, incluso me atrevería a decir que de mala madre, pero me está costando caro, las horas que estoy dedicando a que aprendan, los dolores de espalda, los quebraderos de cabeza.

Estoy convencida que cuando yo era niña, allá por los 70, las cosas no eran tan complicadas, ni nos planteábamos las cuestiones que los niños actuales, los niños del siglo XXI son más complejos:

Le decías a tu padre, que era el encargado generalmente de que aprendieras a montar en bici:

- Papá me ayudas a montar en la bici??

- Tu padre que de pedagogía sabia poco, ( gracias a Dios ) y de peligros y lesiones no se preocupaba, cogía la bicicleta, la quitaba los ruedines con su caja de herramientas, todos los padres tenían una y te lanzaba por la primera cuesta que veía, a lo loco, sin casco, sin coderas, sin frenos muchas veces.

- Por narices aprendías a montar en bici, eso o te matabas al final de la cuesta.

¡¡ Hala, en menos de diez minutos eras totalmente autónomo!!, ya podías ir con la bici por todo el pueblo, con el poco tráfico que había eras el rey, la reina del pueblo.

Ahora las cosas son diferentes:

- Primero mides al crió, y le compras una bici que se ajusta a su altura, masa corporal y estilo del niño.
- Después te lees el libro de instrucciones de la dichosa bici, que trae tantas marchas y botones que no hay quien la entienda.
- Te vas a Decathlom y le compras el equipo completo de coderas, rodilleras, casco, todo a medida, vamos que en vez de montar en bici, el pobre crió parece los gladiadores del circo romano, " ave Cesar, los que vamos a montar en bici te saludamos ".
- Vas al circuito para bicis más cercano a tu casa.
- Te armas de paciencia, le montas en la bici y piensas:

 " joer si no me mira ninguna madre, cojo y lo suelto en la primera cuesta que vea, verás como aprende ".

Pero no lo haces, que siempre hay alguna mirando y te puede denunciar por maltrato a un menor, aunque ella está pensando lo mismo que tú.

Es aquí donde aparecen las diferencias entre ese crió del siglo XXI que es tú hijo y tú, su madre del siglo XX.

- Le dices: - venga cariño pon el pie en el pedal y empezamos

-y él te suelta: " espera mamá, que yo soy diestro y tengo que colocar el pedal a esta altura para que el arranque sea perfecto"

¿ Qué, cómo, de qué me hablas ?

Un enano de 5 años, tiene en cuenta su lateralidad, el equilibrio de la bici, la postura del pedal?

Pero estas cosas quién se las enseña?

Yo desde luego que no.

Y te pasas dos horas carreterita para arriba, carreterita para abajo, recordándole las normas de circulación, los pasos de cebra, las rotondas.


Que llegas a casa deslomá, con la espalda y los brazos agarrotados , las piernas llenas de moratones y el crió sin aprender a montar en la dichosa bici.

Pues con el resto de lo juegos y juguetes pasa lo mismo, que hay veces que cuando me pongo a leer la carta de los reyes magos necesito un interprete, para saber lo que pone:

Psp, play, nintendo "s no seque".

Pero es qué estos niños no saben pedir cosas normales??

- un coche
- un scalextrix
- unos soldaditos
- una muñeca que llore y que mee
- un carrito de muñecas

No, no, ahora te piden la consulta de la barby veterinaria, el quirófano o la peluquería y las muñecas putonas, que tiene todas una pinta, si mis hijas se pusieran esa ropa, yo estaría Muy Preocupada.

Y como juegan, lanzan una peonza, que no se parece en nada a las nuestras de madera y cuerda, estas tiene la punta de acero, se desmontan, lanzan discos de metal, vamos una pasada y mientras la lanzan gritan algo así como " omitrix " no lo sé muy bien, entre la lengua de trapo del que la lanza y que yo no presto mucha atención, a mi me suena algo así como " oitixxxiiixxx "

A esto yo siempre respondo. " niño, que me rayas el parqué "

Y qué me decís de los dibujos animados??

El Bob  Esponja y su amigo? Si son un par de deficientes mentales.

Los Simpson, una panda de mal educados.

Con lo bonito que era Marcos, Heidi, Mazinger Z.

Treinta minutos de tele al día y el resto a darle al coco, a utilizar la imaginación.

Ahora se pasan la mitad del día viendo la tele y la otra mitad con un videojuego.

Y claro cuando intentas enseñarle a montar en bici te dicen cosas como lo de la lateralidad.

Miedo me da pensar como pueden ser mis nietos si algún día los tengo, viendo como son mis hijos, no voy a necesitar un interprete para leer la carta a los reyes magos, lo voy a necesitar cada vez que esté con ellos.

1 comentario:

  1. Yo no tuve ese problema porque quien enseñó a mi chica a montar en bici fue mi marido. Eso sí, le compramos un casco que ella no quería ponerse y nosotros la obligábamos. Aprendió, tras muchas carreras con su padre, y creo que desde entonces, aunque siempre ha tenido bicicleta, la verdad es que pocas veces la usa. Ahora tiene 32 y poco tiempo para excursiones. Supongo que en algún momento, ella, o su pareja, tendrán que enseñar a sus hijos, si es que los tienen, porque a este paso... :)

    Me ha encantado tu relato, tu día a día. Es cierto que hoy los chicos te dejan con la boca abierta de lo que saben :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar