miércoles, 24 de noviembre de 2010

" La Peste "

En la edad Media, lo raro era morirse de viejo, vamos más que raro era imposible, si sobrevivias a los cinco primeros años de vida, es que eras un toro, un ser genéticamente superior.

Si después de esa edad no te morías en un accidente laboral, cosa muy frecuente, estabas vendecido por todo el santoral.

Si además eras mujer y no morías de parto, dabas gracias a Dios todos los días al acostarte por seguir viva y al levantarte por no estar embarazada otra vez.

Si con todo esto, no estabas en el punto de mira de la Santa Inquisición, por tener buena suerte, por estar vivo, casi que te beatificaban al llegar a los treinta.

Pero entonces llegaba un año de Peste y zas!! Adiós a tu buena suerte.

Un par de estornudos, unos granitos que se transforman en ronchas y después en bultos y en tres días, te despedías de todos, te morías.

  El año pasado, la sanidad anuncio La Peste del siglo XXI,  " La Gripe A "

Lo ponían tan negro, que parecía que más de la mitad de la población mundial se iba a morir estornudando.

No había otro tema de conversación, en la calle, en el trabajo, en las noticias, vamos que hasta aconsejaron dejar de besar a los amigos y familiares.

Yo pensé bueno veamos que tipo de genes he heredado de mis antepasados?, espero que sean del tipo, Mulo, es decir, de los que aguantan todos los palos sin rechistar.

Si sobrevivo a esto trabajando en un colegio de primaria, seguro que llego a los 150 sin patas de gallo.

Pero lo que pasó con la Gripe A fue que o todos tenemos los mismos genes de Mulo, o no era la peste del siglo XXI.

Cuanto me alegro de no haberme Vacunado, jejeje, un pinchazo que me ahorré.

Este año, no se habla de gripe, A, B, C, o D, este año no hay epidemia, ni virus, ni nada de nada, este año solo hay crisis.

Pero la crisis viene acompañada de fiebre alta, vomito, diarrea, dolor de cabeza y erupciones por todo el cuerpo, además de malestar general.

Que no conozco ni una casa donde alguno de sus miembro no haya caído en cama o sofá bajo los efectos de  " un proceso vírico de origen desconocido " ( como ha dicho hoy la pediatra de mis hijos ), vamos lo que vulgarmente o en lenguaje de la calle se suele denominar " estoy malo ".

Supongo que esa será la peste de este año, aunque creo que con esos síntomas nada más se va a llevar, algunos kilos en fluidos corporales en general y mucho absentismo labora.

Que de vez en cuando llamar al trabajo y decir con voz quejosa: " estoy malo, hoy no voy a trabajar " y quedarse en la cama arropadito, con la persiana bajada y medio dormido.

¡¡ Sienta tan bien !!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada