miércoles, 10 de noviembre de 2010

" Doble Sentido "

Hoy en clase estábamos escribiendo palabras con P y había que decir la siguiente frase:

                                   " Papá tiene una pipa "

No podía parar de reírme, se me estaban ocurriendo los posibles significados de esta frase, dependiendo del sitio en el que estuviese mi clase.

En el pueblo en el que vivimos, la mayoría de los críos han pensado en una pipa de fumar, para algo vivimos en una zona dedicada el cultivo del tabaco.

Pero me imaginaba mi clase en un barrio de esos de Nueva York, de los que salen en CSI, y claro que te digan " Papá tiene una pipa ", puede sonar a amenaza, mira que viene mi padre y te casca cuatro tiros con la pipa.

Si en vez de vivir allí, vivimos en un barrio de esos de los que salen en callejeros viajeros, con la hogueras en la puerta de los supermercados de la droga, y te dice un crío," papá tiene una pipa ", te piensas, jo, será un drogadicto que fuma crak??

Los dobles sentidos de las frases, o los sentidos que nosotros les demos a las palabras, nos pueden meter en más de un lio, y si no que se lo pregunten a todos mis compañeros de tercero de carrera, a los que les hice volver a los colegios donde habían hecho las prácticas de fin de carrera, porque habia que sellar la memoria en el " centro " que yo interpreté como en el " medio ", y a todos los que veia les preguntaba:

- has sellado la memoria en el medio?

 ellos me respondían:

- no, al final!

y entonces yo como la buena samaritana que siempre he sido les decia:

- pues no vale, hay que sellarla en el medio, al final no vale.

Todo el mundo se daba la vuelta y ponía el sello por toda la memoria.

En el medio, al principio, al final.

Mi memoria eran 300 páginas y yo ante la duda las sellé todas, más valia prevenir que regresar otra vez al cole con la historia del sello.

Creia que me moria y que me mataban cuando descubrí mi error, que verguenza.

Había confundido centro, de colegio, por centro de en medio.

Para terminar os dejo una frase que más de uno y una habremos dicho alguna noche de copas sin pensar en lo que puede interpretar quien la escucha:

Bar de copas. chico y chico tonteando en un momento dado la chica con voz melosa le pregunta al chico:

- ¿ Y tú cuantos me echas ? 

A lo que él muy serio responde:

- Pues uno, dos, tres como mucho.

Ella muy tontorrona le dice algo sorprendida:

- Pero que dices? 18.

Y él muy serio responde:

- ¡¡¡ No, no, eso casi seguro que no !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada