" Divorcios "

A lo largo de estos años, he oído razones para dejar a la pareja de todo tipo, unas más lógicas, otras menos, pero vamos todas  " aceptables " dentro de lo que implica un divorcio.

Yo no me meto, que cada cual sabe lo que tiene en  su casa y cada uno somos de una manera y nos tienen que aguantar.

Pero esta mañana he escuchado en la radio, una causa de divorcio, que como se ponga de moda, no va a haber juzgados suficientes en el mundo para tramitar tantas demandas.  " Cristina Aguilera "  la cantante americana, deja a su marido, " por FEO ".

En concreto por:  " desnivel de belleza entre la pareja ".

De verdad, que sandeces las he escuchado en todas partes, pero como esta, ninguna.

Y yo me pregunto, ¿ Quién es el feo de la pareja ? ¿ Él o ella ?.

Que la colega se me planta unos modelitos y unos pelos, que ni en Halloween.

Y ¿ cuándo comenzó su relación con el pobre feo, era guapo o fue  " enfeando " por estar con ella ?

Ah!! y otra cosa, tienen un retoño, al que naturalmente abandonará o obligará a hacerse la cirugía plástica antes de entrar en la guardería, no sea que la señalen por la calle, como la madre de Gremlins, que el que a los suyos se parece honra merece, y espero que el retoño se parezca al padre.

El caso es que si deja al marido por feo, una servidora y el 99,99% del planeta seguramente, ya tendríamos que haber sido, repudiados por nuestras parejas, porque anda que de lo que eramos a lo que somos.

Que te casas con un joven atlético y con pelo y después desaparece y se convierte en un jubilado, con sobrepeso y alopecia a lo monje medieval.

O te enamoras de la pedazo tía que deslumbra a toda la discoteca con sus caderas, sus chupetines y su melena al viento y con los años se transforma en una mamá con caderonas, ubre y moño a medio arreglar a la que das el beso todas las mañanas antes de irte a trabajar.

Pero yo creo que esa, Cristina, en realidad no quería a su marido, ni a nadie, y que el afortunado a sido él, el feo, que seguro que ahora la puede denunciar por daños morales y trauma psicológico, sacarla una pasta, vivir de las rentas, quedarse con la custodia del Gremlins, y vivir feliz sin la pedorra, que con el tiempo será fea y además no la querrá nadie, no se querrá ni ella.

Comentarios

  1. Coño! eso mismo estaba yo pensando de la pedazo pedorra de la Cristina Aguilera. ¿Qué pasa que el marido no le hace juego en las fotos del coure? Pues nada, seguro que el pobre tío no es demasiado feo, sólo un poco difícil de mirar, o tiene una belleza exótica, o cubista ( todos nos acordamos de Rosi de Palma). Iba a decir que seguro que el chaval es guapo por dentro, algo que ella no es, desde luego, pero se casó con ella... lo cual me deja con la duda... De todos modos, seguro que le ha hecho un favor.

    ResponderEliminar
  2. Eso de la fealdad o la belleza es relativo, depende de los ojos con que se mire,de los cánones de belleza imperantes y sobre todo del gusto del que mira.De todas formas a los feos o feas nos queda el consuelo de lo de la belleza interior que como no se ve pues es opinable.De todas formas estoy con vosotras en que esa tal Cristina que no tengo gusto de conocer ni falta que hace es una pedorra.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "