sábado, 31 de julio de 2010

"Estoy a dieta"

Más que estoy a diete, podría decir que vivo a dieta, porque lo mio con la bascula es un combate a muerte, donde solo hay una ganadora o perdedora, siempre yo.
Ella un ser inerte se limita a darme la noticia, esa temida noticia, a veces odiada , la deseada, la única que quiero y espero siempre, cada vez que me subo, que he perdido peso.
Una frase tan simple, tan poco complicada y que sin embargo implica tantas lágrimas que al final resulta casi odiosa.
Vivir a diete, es un sufrimiento, una agonia, una tortura que solo los glotones, los golosos o los que todo les gusta entienden y comprenden.
Vivir en una sociedad en la que "comer es un placer", las mejores reuniones son frente a una mesa llena de manjares, todas las fiestas y celebraciones van unidas a una comilona, hacen que la persona que está a dieta viva enjaulada y atormentada.
Con la conciencia dividida entre  integrarse en el grupo y mañana será otro día, o por el contrario sacrificarse y no caer en la tentación.
Si me integro, me divierto y lo paso bien, lo inmediato será un momento agradable, lleno de risas y diversión, pero después llegará el bajón, pero el bajón emocional claro, cuando la odiada bascula nos de las noticias que ya sabemos, las temidas, las peores, que otra vez hemos engordado, que la ropa no nos sirve, que tenemos una talla más.
Si me sacrifico y como solo lo permitido, la gente te mira mal, te dicen frases como:
- " vamos mujer que no es para tanto "
- " un día es un día "
Y frases por ese estilo, que en vez de reconfortarte te hacen sentir peor, da la impresión de que una flecha luminosa te está señalando en lo alto de la cabeza.
Lo bueno del sacrificio es el resultado, el bajar de peso, que la ropa te queda mejor, ya no tienes incrustado el flotador de los niños alrededor de la cintura.
Y desconcertantemente, increiblemente, todos los que días antes te han dicho "que un día es un día" y cosas por el estilo, hoy te dicen:
- " que bien lo llevas"
- " que facilmente pierdes peso".
Y entonces es cuando piensas: " La próxima vez que me diga que coma algo se lo meto por la boca y hago que se atragante". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada