domingo, 29 de diciembre de 2013

" Lágrimas por ella "

Llevo unos días pensando en ti y no te conozco, poniéndome en tu lugar e imaginándome lo que sientes, el dolor, la pena, la angustia, la tristeza que tiene que haberte invadido y no dejarte ni respirar.

No creo que yo hubiera tenido fuerzas para dar el último adiós a uno de mis hijos, dudo que mi mente, mi forma de ser, mi vida en general volviera a ser normal después de algo así.

Desde hace una semana no puedo evitar pensar en el trágico accidente a menos de 10 km de mi casa que le costó la vida a un ser inocente, a un niño de tan solo 7 años.

Nunca pensé que me pudiese afectar tanto la muerte de alguien que no conocía, pero así ha sido.

Me pongo en el lugar de esa madre y me falta el aire, no quiero hacer otra cosa que no sea abrazar y besar a mis hijos.

Desde ese día me he propuesto no ser tan crítica con ellos, tan gruñona, procurar disfrutar de su compañía, apreciar todas las cosas que podemos hacer juntos y vivir cada momento.

Porque me he dado cuenta que lo que uno planea y lo que luego pasa no es lo mismo, la vida no siempre es larga, desgraciadamente en algunas ocasiones es mucho más corta de lo que imaginamos y  no sabemos como va a ser la nuestra. Espero que muy larga e intensa, pero por si acaso voy a intentar disfrutar con ellos cada segundo.


viernes, 27 de diciembre de 2013

" Con retraso "

Esta mañana, he ido al mercadillo, hacía más de un año que no iba, normalmente mi horario de trabajo me impide ir y cuando puedo se me olvida.

Allí me he encontrado con una amiga que hacía tiempo que no veía,  me ha preguntado que me había pasado hoy ?, como si fuese algo normal que cada día me ocurriese algo raro.

Pero esta tarde mientras estaba en la peluquería, si que me he acordado de ella, porque he visto algo que me ha hecho reír, a mi y a casi todas las que estábamos allí.

Para contar la historia he de decir que mis visitas a la peluquería siempre están unidad a un buen libro, relaciono ese tiempo con un momento de relajación, de dedicación a la lectura, sin prisas, sin carreras, pero parece ser que soy de las pocas que piensa así o por lo menos la chica que estaba junto a mi no es de esa opinión.

Nada más entra ha empezado a protestar porque iban con retraso, pero eso no está unido a la visita a la pelu ?

La chica ha protestado y refunfuñado todo lo que ha querido porque a la hora que tenía concertada no la estaban peinando.  

Cuando la han llamado y la han lavado el pelo creía que se iba a relajar, pero ni mucho menos.

Mientras esperaba con la cabeza empapada a que la peluquera se pusiese con ella, se ha puesto en pie, ha tirado la toalla en la silla y ha dicho ¡ Me voy, esto es insoportable ! y ha pedido la cuenta.

- Madre mía !!! Qué prisas !! Hemos pensado todas.

A menos de 5º en la calle, cuando llegue a su casa va a tener carámbanos en el pelo, además de un tremendo resfriado.

Y esta chica qué hace cuando va al médico y van con retraso ? Cuándo en la caja del super hay cola, o en el banco ? Y en su trabajo, es capaz de llevar todo al día, de no retrasarse ni un solo segundo ?

Después de un rato, mientras volvía a casa yo sola en el coche, me he puesto a pensar en ello y en que no es un hecho aislado, que cada vez somos más críticos, más exigentes con los que ofrecen un servicio, con los que realizan un trabajo para nosotros, pero que no lo somos tanto cuando el trabajo lo realizamos nosotros, entonces los pequeños errores no tienen tanta importancia.

Tal vez es que tenemos dos tablas para medir, la de los demás y la propia ? Tal vez tendríamos que auto-evaluarnos antes de hacerlo con los demás.

Quizás entonces actitudes como la de esa chica en la peluquería no serían tan frecuentes.


jueves, 19 de diciembre de 2013

" EMAIL"

A más de uno nos ha pasado alguna vez, querer enviar algo a una persona y terminar en manos de otro, querer contestar un correo y hacerlo con la persona equivocada, antes con las cartas era menos normal, actualmente como todo se realiza tocando una o dos teclas este tipo de errores es mucho más frecuentes.

Unas veces con serias consecuencias y otras en las que todo se queda en una mera anécdota que contar mientras tomas un café con los amigos o reposas la cena de Navidad.

Ayer a eso de las tres, cuando el hambre me hacía tener una ceguera que no es visual, más bien mental, me llegó un email con el siguiente texto:

Estimado cliente:
Le informamos que desde el 24 de Diciembre al 6 de Enero estaremos realizando inventario de nuestros almacenes, por los que nos será imposible gestionar el envío de pedidos.

Disculpen las molestias.

Un cordial saludo el equipo de ...( marca )

Con mi ceguera mental, lo único que se me pasó por la cabeza en esos momentos fueron las compras de Navidad que había hecho hacía ya unas semanas para sorprender a los míos con regalos originales y no comprados en el todo a 100, que es la única tienda que hay aquí donde vivo.

En un principio me quedé un poco tristona pensando en como iba a explicar que Papá Noel estaba haciendo inventario y que por eso no había regalos, pero poco a poco esa mala leche heredada de padre y madre fue aflorando en mi cabeza y sin pensar un solo segundo más solté la espumadera con la que estaba cocinando y decidí contestar a el email con lo siguiente:

Y qué os he comprado yo ? ( no sabía cual de todo lo que he encargado podía ser )
Sea lo que sea, seguro que ya habéis cobrado y a mi me habéis jodido los regalos de Navidad.

Que a gusto me quedé !!

Sin regalos, pero sin pelos en la lengua.

Esta mañana, antes de las nueve tenía otro correo de los del inventario:

Buenos días Lucía:

Este Email iba dirigido exclusivamente a tiendas de puericultura, pero por error técnico en nuestro sistema, se ha enviado a otros correos, entre ellos, el suyo.

Sentimos mucho las molestias y le deseamos unas felices fiestas.


A lo que no me quedó más remedio que desearles felices fiestas yo a ellos, aunque se las vayan a pasar colocando sus almacenes.

Yo no se como mi correo personal ha podido llegar a un almacén que reparte material a tiendas, porque nunca he tenido una y como no me aclaran si soy uno de sus clientes, me he quedado con la duda sobre si mis regalos van a llegar a tiempo o voy a tener que dar explicaciones a los míos.

Ya os lo contaré la semana que viene.


lunes, 16 de diciembre de 2013

Experimentando para Navidad

Se acercan unas fechas cargadas de nervios, de ilusiones, de esperanzas, unas fechas en las que queremos agradar a todos. En las que nos reunimos todos y cada uno hace lo que mejor se le da.

Este año soy la encargada de la intendencia en la cena de Noche Buena, serio problema para mi,  no es lo que mejor se me da, los que me conocen saben que mi especialidad son los precocinados y la bebida embotellada, de hecho otros años me he encargado de esas partes en estas reuniones familiares.

Pero como ya me voy haciendo mayor, llegando a esa edad en la que no te puedes sentar en la mesa del salón tomando una cervecita y esperar a que esté todo listo, ni tampoco queda bien que llegues a mesa puesta, he decidido hacer yo la cena.

No sé si ponerme un delantal de puntillas tipo Cuentame ( la serie ) para meterme más en el papel o tirarme al toro y que sea lo que Dios quiera, el hospital comarcal está a diez minutos de la casa en la que cenamos y tiene un buen servicio de urgencias.

El caso es que a nueve días de la famosa cena yo ya he comprado parte de la cena, que sé que luego los precios se disparan.

Por si alguno de los que lee estas líneas se encuentra en unas circunstancias parecidas a las mías, dejaré aquí el menú que he elaborado y advertiré que solo somos cinco a cenar.

De esos cinco, dos se conformaban con unos huevos y patatas fritas, otros dos no comemos ningún tipo de pescado, mariscos si y el quinto no cena nunca.

Así, quien puede hacer una cena decente??

Entrantes :

Jamón serrano del caro, no del muy caro a 100 e el kilo me tenía que hipotecar, del que no compras para los bocadillos del recreo de los críos.

Patés, envasados al vacío parecen mejores, los otros se estropean y no quedan tan colocaditos en el plato.

Queso, mejor no reparar en gastos, poquito de muchos y el plato queda muy colorido.

Pan, es imposible comerse lo anterior sin un buen pan, no sabe igual.



1º Plato:

Almejas al vapor, la receta en internet.

Mejillones con guarnición fría. Es decir, con cebolla, pimientos y tomates picaditos.

Salmón ahumado. Siempre queda bien en una mesa, con ajo picado y algo de perejil está muy rico 

Gambones, ( de oferta en las pescaderías por estas fechas ) a la plancha con sal gorda están muy ricos.

2º Plato:

Unas chuletillas de cordero a la plancha ( hay que limpiar la plancha antes de hacerlas, que con el sabor de los gambones no van a quedar bien )

Postre:

Tarta de kiwi, es fácil de hacer y los kiwis me los han regalado.

Todo ello con una buena sidra asturiana, por no decir marcas.





La tarta de prueba de momento ha gustado.