lunes, 16 de septiembre de 2013

" Unos posits "




Hace unos días mientras paseaba me di cuenta que a cada paso que daba me encontraba un posit, en un principio no les presté mucha atención, pero la curiosidad pudo más y me acerqué a leer uno de ellos.

Después leí otro y uno o dos más, todos eran frases de ánimo y me dio pena que alguien los hubiese tirado por el camino.

Poco después encontré unas rosas en un banco, las habían puesto allí y nadie las tocaba.

Se me pasaron mil posibilidades por la cabeza, mil razones que uniesen las rosas y las notas y seguí caminando.

Al final del camino había un oso de peluche tirado en el suelo y entonces uní todos los puntos.

Un pobre chico había estado enviándose notas de ánimo con una amiga, que poco a poco se había ido transformando en una preciosa historia de amor, un amor sincero que parecía que no tendría fin.

Un día él decidió dar un paso más, unir sus vidas y quedó con ella en el banco en el que todo había empezado, la esperó allí y cuando se acercó la dijo cuando la amaba mientras la regalaba un par de rosas.

Pero la respuesta que esperaba no fue la que recibió y las rosas se quedaron solas en el banco.

Sumido en la tristeza comenzó a tirar todas las notas que había  ido guardando a lo largo de los meses, todos los recuerdos de esa amistad que se había ido transformando en amor, empezando por ese oso de peluche.

Esa era una de las opciones que barajé mientras unía tres cosas que me encontré en el camino, aunque seguro que nada tenían que ver entre si y todo fue cosa de mi imaginación en una tarde de paseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada