" En la oscuridad "

En las noches en las que mis ojos no se cierran, en las noches en las que me acompaña el ding- dong de la torre de la iglesia.

En esas en las que los minutos son tan largos que parecen noches eternas.

No puedo dejar de pensar, de calcular, de analizar, de soñar.

Pero no de una manera ordenada, de una forma lógica, más bien todo a la vez.

Cada centímetro de mi mente tiene un pensamiento, es libertad de expresión.

Y todos quieren salir a la vez, todos se agolpan en la oscuridad.

En las noches en las que mis ojos no se quieren cerrar. Organizo los muebles de casa, preparo el menú de la semana, calculo las calorías que debería comer y las que podría perder, sueño con conversaciones que no terminaron y que no terminarán, doy besos y abrazos a los que ya no están.

Y de vez en cuando pienso que el ding - dong que suena es el de la torre de la iglesia de cuando era pequeña.

Todas aquellas noches que pasé escuchando, soñando en lo que me tocaría vivir, en los que estarían junto a mi, en los que tendrían que venir y en los que algún día se irían.

El mismo ding - dong, la misma ilusión y un solo corazón.

Comentarios

  1. Es la vida, el ding-dong del batir de tu corazón. Me ha calado tu reflexión en mi alma.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias, es un consuelo saber que no soy la única que pienso en mil cosas cuando no puedo dormir, bss

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" 3XL"

" La mancha "