" Mañana de Reyes "

Hoy es el día de Reyes, la tradición manda que la noche antes hay que poner los zapatos, un poco de leche y unos dulces junto a la ventana para que los Reyes Magos nos dejen los regalos.

Hasta aquí con ligeras variaciones, la mayoría de las familias españolas tengan o no creencias religiosas cumplen con el ritual.

En mi casa cuando era niña dejábamos hasta un cubo con agua para los camellos.

Otra costumbre es limitar el número de regalos que se pueden pedir por niño, uno, dos, tres, depende del año, del número de pares de zapatos que se ponen en la ventana, de si ha habido paga extra de navidad o no.

Me han llamado la atención dos frases que he escuchado estas Navidades, una ya la comenté, uno de mis alumnos dijo que había un eres entres los Reyes Magos y por eso sus padres le habían dicho que tenía que pedir menos cosas, esa me hizo mucha gracia, es inocente y el niño es comprensivo.

La otra me gustó menos, a la típica pregunta de que has pedido a los reyes ?, el niño me contestó que solo 11 cosas.

- Solo !! Le dije yo.
- Si, dinero, juguetes, libros...... y así siguió con su lista.

A mi me pareció una autentica pasada que un niño pida tanta cantidad de cosas.

Pero tampoco me gustó que mis hijos dieran por hecho que aunque yo les estaba riñendo por su mal comportamiento esa tarde en un bar, ellos iban a recibir los regalos que habían pedido.

Por eso cuando anoche me puse a preparar los regalos, decidí darles un susto, para que se dieran cuenta que no siempre todo es seguro, que a veces las cosas no salen como crees y que las malas acciones tienen consecuencias.

Esta mañana al despertar esto es lo que se han encontrado en la mesa:


La nota decía así:

Carlos y Juan Luis, hemos visto que ultimamente no os portáis muy bien, que no ayudáis en casa ni os termináis la fruta y la verdura que os ponen para comer.... ( así seguía con las típicas cosas que hacen mal casi todos los niños del mundo ). 
Para terminar les dejaban una advertencia:
Esta es la ultima oportunidad que os damos o mejoráis o no volvemos a venir en la noche de reyes.

Firmado 
Melchor, Gaspar y Baltasar.

Mi hijo mayor ha subido corriendo a preguntarme dónde estaban los regalos que habíamos comprado días antes, mientras el pequeño era incapaz de dar un paso, sentado en el sofá.

Cuando he entrado en el salón, la nota estaba medio escondida debajo de una estantería y él solo repetía:

- No han venido mamá, no han venido.
- Cómo que no han venido, y eso que hay en el suelo que es ??
- No lo se, me ha dicho, no lo que leído.
He recogido la nota del suelo y la he leído en voz alta, mientras ellos me miraban con cara de poker, como si la repasata no fuera con ellos.

Después de un rato hablando les he hecho comprender que en la nota ponía que era la última oportunidad, es decir que buscasen por casa que algo habían dejado.

Como locos han empezado a mirar hasta que han visto que junto a la puerta de la calle había unos paquetes.


No son todos para ellos, la verdad es que solo dos, los otros son para primos y amigos, pero si es lo que querían.

Al final todo ha salido bien, espero que por lo menos este pequeño susto les sirva para darse cuenta de que hay veces que nuestros actos pueden tener consecuencias muy desagradables.

                                                Feliz Día de Reyes a tod@s


Comentarios

  1. Lucía, te juro que la boca se me fue abriendo a medida que leía la carta, si yo fuese tu hija me habría quedadod e piedra, jaja.

    Que chicos estos... y dime, hay algún cambio, siendo ya 14 de enero?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, de momento están más tranquilos y la casa más colocada Pamela, ya veremos cuanto les dura, bsss

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "