" Una mañana de compras "

Esta mañana tenía una cita para arreglar papeleo en una ciudad cercana al pueblo en el que vivo, como salía de casa y me llevaba a las fieras pensé en hacer unas compras para ellos.

Si ya se que hay que comprar en las localidades en la que se vive por todo eso de fomentar el comercio local, pero es que las dos zapaterías de este pueblo han dejado de vender zapatos infantiles, según ellos no les compensa.

Claro, pienso yo, como solo viven unos 1000 niños en el pueblo y todos van descalzos, no se obtienen beneficios.

Total que esta mañana iba con ganas de gastar dinero, pero ojo de una manera prudente, que no están las cosas para derrochar, además tengo que tener en cuenta varios factores:

1º Mis hijos me van a pedir las más chillonas y más caras seguro.
2º No les van a durar ni tres meses,  porque han cogido la costumbre de utilizar la puntera como freno cuando van con la bicicleta.
3º Si no las rompen de esta forma seguro que les quedan pequeña antes de Navidad, que tienen la manía de crecer constantemente,

Después de hacer este breve repaso mental y una vez terminado el papeleo que me ha costado 10 euros, más otros 10 e de taxis porque habían cambiado las oficinas de sitio y no sabía llegar, nos hemos puesto a buscar las zapatillas de deporte.

Mal hemos empezado cuando mi hijo pequeño ha cuestionado las tiendas a las que yo quería ir.

Uno de los objetivos en su vida es ser tan famoso como el portero del Madrid, a mi me parece bien, siempre que no tenga una novia como la Carbonero, ( no me gusta nada esa chica ), con este objetivo en la vida naturalmente las zapatillas no podían ser cualquiera, tenían que ser de colores chillones, verdes, naranjas, azules y con tacos en la suela, cosa a la que me he negado, porque parecería una geisha caminando por la calle.

Tres zapaterías después seguíamos sin zapatillas.

Los precios como los guantazos, para todos los gustos, desde 26 e a 50 e, estas últimas no le he dejado ni que se las probase, cosa que él intuía cuando le ha preguntado uno de los dependientes:

- Cuál te gustan ?
- Esas, ( las de 50 e) pero no las traigas que mi madre no me deja.

Después de patearnos todo el casco antiguo de la ciudad sin encontrar unas zapatillas buenas, bonitas y baratas que nos gustasen a los dos, hemos decidido ir a una tienda que pertenece a una marca conocida y que se encuentra a las afueras de la ciudad, allí hemos encontrado las mismas zapatillas chillonas 15 e más baratas que en la ciudad.

Qué pasada !!! Cómo puede ser posible ?? Luego nos animan a que compremos en las tiendas pequeñas, pero es que con la diferencia de precio puedo comprar otra cosa o la mitad de otras zapatillas.

De todas formas nos hemos venido sin las dichosas zapatillas y con el consabido cabreo del futuro portero claro, porque el 33 le quedaba pequeño y el 34 se le salia, que culpa tengo yo de que su pie sea un 33 1/2.

Comentarios

  1. Me temo que por algún imperativo acabarás comprando las de 50 euros, mimará su ilusión y sus pies por una temporadita, aunque sea corta.
    Yo también lucho contra la impotencia que me causa buscar camisetas XXXL para mi "niño" o debería decir torre, tan molonas como la de chavales de su edad, pero no de su estatura y complexión.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. uff pues no puedo con eso, es que me duele en el alma ver como se van quedando en el cemento según frena con la bici, ya le compro unos buenos zapatos que es los que se pone todos los días y en esos no reparo, pero las zapatillas no se las pone mucho y no le duran tampoco mucho, ya te contaré, bsss

    ResponderEliminar
  3. Esa no es una tarea sencilla, cuando ellos comienzan a elegir su ropa ya las cosas "no son como antes".
    Ojalá encuentres una con las 3B.
    Oye, en todo caso, las tiendas grandes al comprar en mayor cantidad ofrecen a precios más convenientes. Es difícil competir con esos monstruos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sábado iremos otra vez a intentar comprar las zapatillas de las narices, bss

      Eliminar
  4. Ay, ay, ay... miedo me da cuando mis hijos empiecen a pedir marcas u otras cosas del estilo. Menos mal que tú vas por delante y podré prepar la estrategia en base a tus posts. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya le he comprado las zapatillas y no son las R50 !!! Jijiji bss

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" 3XL"

" La mancha "