"Un banco vacío "


Hace tiempo que están vacíos los dos asientos que veo cuando doy mi paseo, nadie se sienta en ellos, hace tiempo que los dos ancianos que los ocupaban ya no están. Se hacían mayores y se han ido a una residencia para que les cuiden, la pena es que no están juntos, dos hermanos separados en sus últimos días.

Esto me hace pensar mientras paseo en las personas que se van, en los vacíos que dejan en nuestros corazones, la pena muchas veces, la angustia de su partida, unas veces para siempre, otros temporales.

Porque la marcha de los seres queridos puede crear un vacío que tarde mucho en rellenarse, en curar.

Y cada día te acuerdas, cada día te pones triste, cada día cae una lágrima, hasta que poco a poco esa pena se vaya mitigando y esos espacios en el corazón se van llenando de otras alegrías nuevas, otras personas a las que conocer, a las que querer.

Pero yo por ahora cada vez que paso y veo esos asientos vacíos me acuerdo de ellos y de nuestras cortas conversaciones, en las que nos dábamos las buenas tardes y me preguntaban que tal me iba todo o si me había pasado algo si es que algún día no iba a pasear.

Comentarios

  1. Esta foto con los asientos vacíos nos invita a reflexionar, como te ha pasado a ti estos últimos días.
    Cuando alguien a quien apreciamos se va lo pasamos mal, sentimos dolor, pero, con el paso del tiempo, ese dolor va desapareciendo y es entonces cuando debemos quedarmos con los buenos momentos vividos junto a esa persona, con sus enseñanzas.
    Besitos y feliz jueves

    ResponderEliminar
  2. Tu post toc'o las mas profundas fibras de mi <3 ahora que mi abuela ha partido; s'i es un gran vacio el q se siente, pero reconforta saber que Dios la ha llevado a un lugar mejor y q segurament descansa placidamente cuidandonos desde el cielo.
    Gracias, un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Es poco habitual que la separación de las personas que no son nuestros familiares puedan tocar nuestro corazón, sin embargo, eso se da y es maravilloso. Porque nos damos cuenta que no pasamos por la vida a así sin más, si no que vamos dejando huella en nuestro entorno. Esas personas que ya no están en esos asientos forman parte de tu historia, así como tú en la de ellos.
    Es un aspecto de la vida que me maravilla siempre. Ojalá ellos estén bien. Seguro recuerdan con el mismo cariño ese intercambio de saludos que tenían a diario.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Seguro que ellos también se acuerdan, han sido unos cuantos años viéndonos todos los días y sé que están bien porque le he preguntado a un familiar suyo por ellos, bss y gracias por los comentarios a las tres.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" 3XL"

" La mancha "