" Las zapatillas "

El sábado, por fin compramos las zapatillas de deporte !!!

Nos ha costado hacernos 200 km, 100 de ida y 100 de vuelta, cenar allí, la gasolina de dos coches y comprar zapatillas a tres fieras más, pero no le he comprado las de 50 e que era mi objetivo desde un principio.

Nos fuimos a otra ciudad, de otra comunidad autónoma, ahí queda eso!! Para buscar ropa, un par de enredos más y las famosas zapatillas.

Nada más entrar en la tienda me di cuenta de que la cosa no iba a ser fácil, porque yo fui como una bala a la estantería que bien grande ponía zapatillas a 9,95 e pero él me dijo que esas no eran las que quería.

- Cómo las quieres le pregunté ?
- Las quiero de otro color, verdes, azules, blancas, pero que brillen, nada de tela.
- Jodor pensé, las quiere de charol.
- Además las quiero así y con la mano hacía la forma de una zapatilla estrecha y baja.
- Esas no las tienen, le dije, han dejado de fabricarlas porque en invierno hace mucho frío para ponérselas.
- Qué siiii tía Lucía !!! Me dijo mi sobrino, que las he visto yo.
- Grrrrr, pensé, este niño nunca habla y hoy no se calla.

Acto seguido nos vimos persiguiendo a cuatro niños entre cientos de personas que habíamos tenido la misma idea esa tarde ( ir de comprar )

Al llegar a la estantería se les pusieron los ojos como platos, allí estaban la R50, y todas sus amigas, con colorines, con tacos y con esos precios tan escandalosos.

- Esas mamá !!! Esas son las que quiero !!!
- No, ese tema ya lo hemos hablado, tienen que ser unas zapatillas normales.
- Pues no las quiero, me dijo.

Media hora después tres de los cuatro niños tenían zapatillas nuevas con un precio razonable y el que realmente las necesitaba seguía sin ellas.

Dispuesta a irme, amenazándole con ir a clase de educación física en botas de agua ( cosa que a una madre que estaba junto a nosotros la hizo gracia y no paraba de reír ) acepto comprarse unas como las de su hermano.

El problema fue que al ser un número menos las suyas son de belcror y las de su hermano en cordones y eso no le gusta porque él es mayor y las quiere de cordones. Otra vez a empezar !!!

Mi paciencia tiene un límite y se me terminó en ese instante, me dí la vuelta dejé las zapatillas en la estantería y me fui con el niño berreando por el pasillo.

Mi hermana ejerciendo de tía buena, ( cosa que yo hago muchas veces con los suyos ) se puso a hablar con él y se fueron los dos solos a buscar las dichozas zapatillas y las encontraron !!!

Ya tenemos zapatillas y por el precio que yo había acordado.

Comentarios

  1. Aunando fuerzas ya podréis. Si yo tuviera una hermana...

    ResponderEliminar
  2. Madre mía!! si es que yo todavía me acuerdo cuando íbamos los cinco más los primos en busca de ropa!! lo peor de siempre siempre han sido las zapatillas!!!
    Ánimo y que bien que estuviera tu hermana cerquita!!
    Besos y feliz lunes!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que es una suerte que nos veamos casi todos los fines de semana y así los niños están más unidos, bss a las dos

    ResponderEliminar
  4. Me recuerda a la terapia de pareja, se necesita un mediador para los conflictos y no has podido encontrar mejor aliado que tu hermana, un tesoro y además arropado por los primos.

    Prueba conseguida!!!!

    Besos, campeona.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" 3XL"

" La mancha "