viernes, 17 de agosto de 2012

" Las vacaciones "

Este año no he estado en las fiestas del pueblo en el que vivo, el programa de actos era idéntico al de los otros años, toros, toros y más toros y entre ellos cañas y pinchos.

Este año decidimos que entre las obras de casa y las que faltaban por venir era mejor descansar de verdad, no sentarnos en las gradas a ver correr a los del pueblo delante de 600 kg de toros.

Hemos ido a una zona de la costa de Andalucía donde solo se ofrece sol y playas, nada cultural en muchos kilómetros a la redonda, los pueblos son muy pequeños y tienen poco que ver, aunque a mi me gustan ese tipo de pueblos, también tienen su encanto.



Paradógicamente los hoteles de esas localidades lo tienen todo, son macro hoteles de los que si quieres no sales en todos los días en los que estás de vacaciones.

Y allí nos hemos plantado, con las famosas pulseritas del todo incluido, la playa a pie de calle y muchas actividades infantiles para entretener a las fieras.

Lo malo de todo este maravilloso plan es que medio país pensó igual que nosotros y el hotel estaba hasta arriba de familias con niños correteando por todas partes, con gritos y lloros. Creo que me crucé con una bloguera  que llevaba un bolso con una de las caricaturas del 15J y no la volví a ver en el resto de los días que estuve allí, de tantos como éramos.

Si no tenéis hijos y pensáis tenerlos " NO ORGANICÉIS UNAS VACACIONES ASÍ " se os quitarían las ganas de ser padres seguro al 100%.

Había niños llorones que arrastraban mantítas llenas de roña, bebés conectados a una table en el comedor viendo a Dora la exploradora, niños corriendo sin agotamiento desde las 8 am a las 1 de la madrugada, la piscina por muy grande que era parecía un meaero de patos con tantos manguitos y flotadores, con tanto padre detrás de las fieras, las tumbonas todas ocupadas y los adolescentes acojonaban de verdad, cuando se hacían los dueños del jacuzzi ya te podías despedir de él. Por mil veces que fuese el socorrista a sacarlos de allí, eran como las moscas cojoneras volvían y volvían.

He de decir que a mi todo esto Plin, será por que soy maestra, o será porque soy madre de dos chillones, en los días que he estado de vacaciones me he leído como 300 pág de un libro, he dormido siestas de casi 2 horas, he descansado y comido como no lo hacía en mucho tiempo. Porque yo en estos sitios me convierto en una madre de las cavernas, con instintos primarios, comer, dormir y cuidar de los cachorro.

Desde que me despertaba hasta que me dormía mi obsesiones eran tres:

- Encontrar un sitio en la piscina donde no me molestase mucha gente y me diera la sombra
- No perder de vista a mis dos cachorros durante mucho tiempo, ( cosa que era fácil o en la piscina o en la pantalla gigante )
- Y las comidas, tener siempre algo para comer, las horas de las cañas, el cafecito, el desayuno, la comida, la merienda, la cena y alguna copita.

Total estábamos de vacaciones y había que disfrutar y descansar, los arrepentimientos ante la bascula y los sudores haciendo ejercicio para perder peso ya llegarían después.

4 comentarios:

  1. Acá diríamos que han tenido mala suerte, pero en buen chileno es algo más fuerte! jeje.
    Al menos ustedes han podido aprovechar bien los escasos espacios. EL lugar parece precioso, eso dice la fotografía.
    Un buen renuevo de energías.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad Pamela es que lo hemos pasado muy bien y hemos descansado que era el principal objetivo, bss

      Eliminar
  2. Feliz regreso!!!
    se ven unas vacaciones geniales!! descansar, comer, dormir, estar en família.... perfectoooo!!!
    Me alegro que lo hayas pasado tan bien!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, hemos pasado unos buenos días, ahora la vuelta a la realidad, bss

      Eliminar