domingo, 1 de julio de 2012

" Volver a los orígenes "

No hay nada como comenzar las vacaciones para pensar en nuevos proyectos, en cosas que quieres hacer, unas más activas, otras menos, viajes, estudios, libros, de todo, piensas que el tiempo de las vacaciones es eterno, que no tiene fin y te embarcas en esos proyectos.

 Nosotros otros años hemos hecho viajes, era como una carrera, daban el pistoletazo del comienzo de las vacaciones y ya estábamos en el coche, camino de dónde hubiéramos decidido.

Este año, después de un invierno realmente frío, pensamos que en vez de vacaciones, íbamos a invertir el dinero en cambiar las ventanas, las escaleras y dar un repaso de pintura a toda la casa.

Nuestras paredes parecen las cuevas de Altamira con las manos de mis hijos grabadas por todas partes, en tono salsa, tono tomate, tono grasa de los muslos de pollo, a mi como madre me hace ilusión ver sus manitas y como han ido creciendo, pero reconozco que el tener eso en las paredes no queda bien cuando viene gente a vernos.

A finales del mes de Mayo hablamos con todos los operarios que se tienen que implicar en nuestro proyecto vacacional y nos pusimos en marcha.

Campamento urbano para las fieras, es una manera de alejarlos de las herramientas y de los obreros, selección del material, acuerdos con los presupuestos y licencias para hacer todo.

Naturalmente nada de lo que yo había planeado minuciosamente ha salido, me enfrento a obreros de la construcción, ( sin ánimo de ofender ) pero van a su bola, pasan de las necesidades de una familia con niños y les importa tres pepinos tenerte sin ventanas un mes si a ellos no les cuadra el horario del que las quita y del que me tiene que poner las otras.

Después de un enfrentamiento verbal, en el que les aclaré que mientras las ventanas nuevas estén en proyecto las viejas se quedan donde están, que solo y únicamente cuando hayan hecho el 75% de ellas dejaré que empiecen a quitar las viejas, después de eso, ellos se fueron a tomar una caña seguro y yo me fui a mi casa, que presenta un aspecto deplorable ( ver fotos 1 y 2 )
 Foto 1










                                         Foto 2

Cuando estoy arriba y miro las paredes vacías, las estanterías sin libros, me acuerdo de hace algunos años, cuando con toda la ilusión nos vinimos los dos a vivir a esta casa, con muchos proyectos, con muchos sueños y muchas alegrías, las frases que más recuerdo son:

- Madre mía !! No vamos a llenar tantas estanterías en la vida, y nos van a sobrar habitaciones.

Esta semana mientras vaciábamos todo lo que hemos ido acumulando durante estos años, las dos frases que más he repetido han sido:

- Que sepáis los tres que todo lo que baja al garaje no va a subir otra vez, ya no cabemos en esta casa tan pequeña.

Y es que os juro que si se pierde un elefante en mi cochera en estos días no lo encuentro, es imposible ver el fondo.

Total que me voy a plantear este proyecto como algo más además de ventanas nuevas y pintura ( las escaleras no van a ser, no hay manera de que los obreros entiendan que no somos ricos y que no las quiero hacer de lingotes de oro, ni pagarlas a ese precio ).

Este proyecto va a ser un volver a los orígenes, a las ilusiones, a los proyectos y al orden en el que yo tenía la casa cuando la compramos.


6 comentarios:

  1. Linda, espero que lo consigas, el proyecto original.
    Y a los hombres que tienes por ahí cerca, déjales que les hable la Seño, todo irá de lujo!
    Exito!
    Pd, el elefante que buscas está justo detrás del oso de peluche del fondo... vale!?
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el rincón que tiene de gin mi esposo, o entre eso y el coche, jijiji, bss guapa

      Eliminar
  2. Paciencia!café, piscina de Torremenga, Cañas con pinchos y demás para compensar las mañanas. Pero sobre todo mano dura y algo de paciencia!Ánimo!nos vemos en la pisci!bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no me queda otro remedio, además desde que está la casa tan vacía no veas lo colocadita y pimpita que está, en un momento todo en su sitio, bsss guapa, nos vemos en la pisci

      Eliminar
  3. Bueno, ya estás a medio camino. Lo más duro es recogerlo todo. Un consejo, en cuanto se vayan los obreros, si tienes la posibilidad, págate una empresa o a alguien que te venga a quitar los restos yeso, polvillo, astillas, o lo que sea y, bajo ningún concepto lo hagas tú. No me refiero a lo que ya recogen de por sí al irse. Me refiero a todo lo que se supone que sí deberías hacer tú una vez está "terminado el trabajo"...
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Desde luego Sonia, ya tengo a una persona que me ayuda, esta semana como la casa está medio vacía no va a venir y así la semana que viene me ayuda con todo lo que se va a liar, bss

    ResponderEliminar