Ya estoy convenciada.

El otro día me encontré en un debate sobre la leche materna o la leche de farmacia.

Las dos partes tenían razón, las dos partes intentaban cuidar lo mejor posible a sus hijos.

Yo no le pude dar el pecho a mis hijos, porque la leche no quiso venir, mi madre dice que eso solo pasa en época de bonanza, que cuando no hay todas las madres tienen leche.

Con el primero de mis hijos la verdad es que me causó más de una lágrima, más de de un Por qué yo ?

Todas eran capaces de tener a sus hijos pariendo y darles el pecho y yo no fui capaz ni de una cosa ni de la otra.

De esto ya hace tanto tiempo que la verdad es que ni me lo planteo, ni me quita el sueño, las cosas fueron así y así se quedaron,  los dos estamos bien y eso es lo que importa.

Después de cerrar el debate sobre la leche de teta o de biberón me puse a pensar en que no teníamos que convencer a la que ya está convencida en dar lo mejor a sus hijos, que nuestros esfuerzos se han de fijar en aquellas que sin ganas, sin motivación, sin preocupación por el daño que pueden causar tienen una vida y unos hábitos poco saludables durante el embarazo y la crianza de sus retoños.

Más de una vez he visto a una embarazada con un cigarro en la mano y he tenído que morderme la lengua para no acercarme y a gritos decirla lo mal que lo está haciendo.

Hace algunos años me cruce una noche con una chica que había ido conmigo a clase y me llamo la atención ver su tripilla de unos siete meses y la tremenda borrachera que llevaba.

A esas es a las que tendríamos que hablar, a esas son a las que habría que convencer de lo bueno de la lactancia materna, de los cuidados con amor, de la paciencia, del sacrificio por los hijos.

Las demás, con leves diferencias ya sabemos lo que es bueno y lo que es mejor y todas sin excepción procuramos hacerlo lo mejor posible.


Comentarios

  1. Absolutamente de acuerdo Lu. El tipo de leche que tome el bebé no es lo más importa, que si lo es no le quito el valor. Pero, la dedicación, la responsabilidad y el amor hacia los hijos es lo primero.
    Yo fui crianda con leche de tarro y con mi madre no nos queremos menos por eso, yo crié con pecho y el amor es igual.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que ser madre no tiene nada que ver con poder tener hijos. Es más una actitud mental. Hay madres adoptivas que son unas madres magníficas y otras biológicas que dejan mucho que desear. Bss Pa

      Eliminar
  2. Me sucede igual que a Pamela, mi madre me dio bibis y yo he dado el pecho y el sentimiento es el mismo. Además, considero a mi madre una gran madre. A mi hija le di el pecho 8 meses y a mi hijo llevo 5 pero ya le estoy introduciendo fruta y me muerdo por darle biberones. A veces me siento mal porque tendría que alargar más la lactancia del peque pero con 2 niños, necesito recobrar algo de mi autonomía. Puede que suene egoísta, pero igualmente lo necesito. Estoy totalmente de acuerdo contigo y con Pamela. Lo importante es la responsabilidad y el amor y quien fuma o bebe estando embarazada, sabiendo como sabe que es perjudicial para el bebé se comporta como una mala madre.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. El colmo fue una qe me dijo que no fumaba dos horas antes de dar el pecho a su bebe. Toma ya están!! Yo que deje de fumar cinco años antes de quedarme embarazada para eliminar toda la nicotina. Pero bueno cada cual es y piensa como quiere. Bsss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "