" En el túnel "

El camino era angosto, las ramas entrelazadas cubrían el cielo de un túnel de tonos verdes.



La luz que lo atravesaba entre las ramas, creaba pequeñas franjas, en las que se veían minúsculas motas de polvo.

Caminaba por ese túnel natural que ya no tenía principio, pero en el que tampoco se veía el final.

Tranquila, serena, sin angustia, caminaba y a la vez pensaba en lo que dejaba atrás, en lo que había vivido, bonito, intenso, alocado, irresponsable se atrevería a decir.

Algo que formaba parte del pasado.

Y mientras con paso sereno seguía hacia delante.

Sin pena, sin lágrimas que recorrieran su cara, sin remordimientos, decidida.

Caminaba saboreando el momento, el instante, ya que era lo que la quedaba de aquello.

La luz seguía creando franjas que la traspasaban como lanzas, como corrientes que la hacían seguir.

A lo lejos comenzó a ver una luz más intensa y eso la hizo caminar más deprisa.

Sus pasos firmes se acercaban a ese punto de luz.

Algo nuevo la esperaba allí, algo casi siempre alegre, duradero, amable, responsable, maduro.

Decidida, con paso firme terminó el túnel, sin pararse a pensar más, lo cruzó y mientras lo hacía su mente dejaba atrás todo lo que la atormentaba, todo lo que la hacía llorar, todo lo que anhelaba para empezar otra vida, otro día, otra ilusión, otro camino claro, con cielos descubiertos, sin miedos.

Comentarios

  1. Qué bonito y cuánto simboliza ese túnel!!. Por ahí hemos de pasar en muchos momentos para dejar atrás todas esas preocupaciones. Hay procesos que son personales y obligatorios para nuestro propia salud. Un besote!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "