sábado, 3 de marzo de 2012

" Una de médicos "

No me gustan mucho las series de televisión que se centran en médicos, o se pasan el día con diálogos técnicos, como en " house " y me pierdo o se pasan el día ... y contándole su vida a los pacientes, como en " anatomía de G ".

Comparo estas series con las de los maestros y pienso que no son reales, que nosotros no nos pasamos todo el día, ... y menos con los alumnos ( eso es un delito?? seguro !!) y cuando toca la sirena, no solo los alumnos/as están deseando salir del cole, nosotros también, porque aunque no lo creáis, después del trabajo hay vida.

Pero bueno hoy voy a hablar de médicos.

Siempre me he preguntado si existiría alguno como los de las series, esos a los que vas a ver y hablan de todo, porque yo solo conozco a dos y no son así, una es mi amiga y vecina, capaz de decirme las verdades a la cara, como ayer que me dijo:

- Lucía por mucho jarabe de tus hijos que te bebas, aunque te lo bebas a morro y por litros la gripe no te la van a quitar, vete al sofá y a sudar, que es el único remedio.

- El otro es un pediatra que me saluda, tal vez porque no es el pediatra de mis hijos y no le doy la tabarra.

Sobre él existe una leyenda urbana en la zona, que no sé si creerme o no, porque me parece de lo más increible, pero como hay gente para todo la cuento y vosotros decidid si os la creéis o no.

 Fue más o menos así:


 Llega una madre con su hijo a la consulta y el pediatra sin mirarla la dice:
- Quitele la ropa al niño y la mete en la bolsa.
- La señora que ya había oído que el pediatra tenía mala leche, ni se lo pensó, le quitó la ropa al niño y lo metió en la bolsa.
- Las voces se escuchaban según dicen en todo el centro de salud.

El lunes me tocó ir a mi al pediatra, no había pedido cita, era una urgencia por un golpe en la clase de educación física, al llegar una madre que esperaba con su hija me dijo que llevaba casi dos horas de retraso y que no sabía si llamar a la puerta porque se les escuchaba hablar amigablemente desde hacía un buen rato.

Cuando entré en la consulta como media hora después descubrí que el pediatra era nuevo, la de siempre está de baja maternal.

Sin darnos tiempo casi a sentarnos el médico nos había contado ya que era de un pueblo de Badajoz, que su especialidad no era la pediatría y que conocía y controlaba los programas informáticos, pero que con el que trabajaba no.

Más de 20 minutos después él seguía hablando, yo miraba mi reloj y pensaba que me había metido en una serie de médicos y me habían tocado los minutos de rellenos con el médico feo, porque mira que era feo el jodío !! Si hubiera sido guapo no me hubiera importando tanto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario