" Dos caras "

"- Tienes mala cara, te pasa algo ??
- No, no estoy enferma.
- No, enferma no, triste, a ti te pasa algo ?? "

Me interrogaba con toda su buena intención una amiga el otro día.

Y la verdad es que no me pasaba nada, no tenía nada que no tenga otros días, simplemente es que soy incapaz de estar siempre alegre, contenta, con buena cara, es un esfuerzo tan grande, tan agotador que muchas veces ( quizás demasiadas ) me dejo arrastrar por la nostalgia, la tristeza, la pena ( cansa menos ).

No tener ganas de nada, de hablar, de reír, de ir o venir, querer estar sola, sin dar explicaciones, mirando al infinito, sin pensar o pensando depende del esfuerzo que suponga.

Transformar un día soleado en un día gris porque queremos, porque nos da la gana, porque nos apetece llorar hasta que los ojos nos escuecen, hasta que la cabeza parezca que va a reventar, hasta que nos deshidratemos y no dar explicaciones.

Y entonces como sin quererlo, poco a poco vamos viendo ese sol tan bonito, esas nubes que tienen forma de lo que se te ocurra, la alegría de los que nos rodean y se preocupan por nosotros.

Y esa cara triste vuelve a esconderse en tu interior hasta que decida revelarse otra vez y aparecer.

Comentarios

  1. Si, alguno de esos días he tenido, tengo y tendré. Yo lo llamo estar “tontorrona” y no, no tiene nada que ver con “esos días” que tienen las mujeres.
    Lo mejor, es que esos días también pasan y después valoramos un poquito más lo que tenemos y quienes somos.
    Besitos.
    P.D. Te he dicho que me encanta leerte?

    ResponderEliminar
  2. El problema está cuando los días tontorrones superan en número a los soleados.

    ResponderEliminar
  3. Cuando me pasa eso intento pensar que siempre hay alguien que está peor que yo... Ánimos! :)

    PS: "No pretendes ser la mejor", pero ya figuras entre las mías por tu ayuda con lo del enlace ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" 3XL"

" La mancha "