lunes, 9 de enero de 2012

" En el paseito "

Hoy he vuelto a la ruta del colesterol, la tenía muy abandonada, este año ando más liada que otros y no tengo tiempo de nada, parece que las horas son más cortas o a mi no me dan para tanto.

Hacía la ruta por las mañanas los días que podía que no eran muchos, uno de esos días fue el de Navidad, ese más que por gusto fue por necesidad, para rebajar la comilona de la noche anterior, ( lo que se puede llegar a comer en una sola noche ).

El caso es que el día de Navidad me fui a mi paseo y a la vuelta en el coche ( es que con la ultima cuesta no puedo ) llegando ya a casa, vi como una mujer caía redonda al suelo, como a cámara lenta, pero se caía.

Sin pensarlo dos veces paré el coche y me fui hacia ella, no la conocía de nada, aunque la hubiera conocido daba igual, no se la veía la cara.

Al acercarme la mujer ya estaba intentado levantarse del suelo, pero al agarrarla del brazo para ayudarla otra vez se desmayó.

Yo con mis nulos conocimientos en primeros auxilios ( poner tiritas y dar agua oxigenada, no se puede considerar primeros auxilios ) decidí quedarme con ella.

La mujer no quería, solo repetía: dejame, vete.

Pero yo no me movía, buscaba en sus bolsillos un teléfono o un carnet que me ayudase a identificarla o a saber por lo menos como se llamaba pero no llevaba nada.

Mientras pensaba:  pobre mujer, va a creer que la estoy robando o algo peor.

Hasta que no la vi completamente recuperada, con una conversación coherente y después de que un familiar al que estaba esperando vino, no decidí irme, no sin antes decirlas que las acercaba al centro de salud del pueblo, cosa que no quisieron.

Una vez recuperada, la señora no paraba de darme las gracias entre besos y abrazos y repetía, gracias por pararte y ayudarme.

Que menos, la decía yo, no podía hacer otra cosas, o por lo menos eso creo yo, más que un favor lo veo como una obligación hacía los demás, hacia los que nos rodean.

Hoy en la ruta del colesterol me la he vuelto a encontrar, se encuentra bien y mientras le decía a todas las que la acompañaban: " Esta fue la que me ayudó y me volvía a dar las gracias " pensaba que en realidad yo no había hecho nada, solo estar en el sitio y en el momento oportuno, pero que no la había ayudado en nada, solo había estado allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada