" Consejos de amiga ??? "

Que quede claro que yo no escucho las conversaciones de los demás, es que mi oído es estupendo, según mi otorrino puedo oír crecer la hierba.

Esta tarde, dos chicas veinteañeras que aún continuaban con la fiesta de nochevieja se encontraban sentadas en unas escaleras de acceso a un bar, una de ellas lloraba y la otra la abrazaba amigablemente.

- OOOHH , qué bonito !! He pensado yo, como une el alcohol a las personas.

 La chica seguía llorando y solo era capaz de articular varias frases,( las palabrotas las decían ellas, yo solo las repito):

- Me cago en la puta, qué he hecho yo para que me pase esto?? Por qué me ha dejado ??

Mmm esto se pone interesante, bendita herencia genética, la que me otorgó este super oído, que ya lo quisiera Super Man. Es que en mi familia las mujeres somos capaces de escuchar a los que hablan en el salón desde la cocina.

- No llores, venga no llores, ( lograba articular la amiga ). Que te ha dejado ese cabrón, que le den por culo, tú lo que tienes que hacer a partir de ahora es tirarte a todo lo que se menea.


Toma ya !! Con dos cojones !!( esta palabrota si es mía ) He pensado yo.

Yo había escuchado lo de " la mancha de mora con otra verde se quita " pero lo de si te deja el novio te tiras a todo el que pase por tú lado ", no, eso no lo había oído hasta esta tarde.

La llorona no le ha dicho que no, ni siquiera ha insinuado que fuese a preguntar al palomo, por qué la había dejado, simplemente ha repetido algunas de las palabrotas antes mencionadas, todas de carrerilla, algo como:

- Cagoenlaputajoderqueputamierda !! Y han entrado en el bar.

Yo he seguido fuera, se iba a notar mucho que estaba escuchando si entraba también, además me tenía que venir a hacer la cena. Si en vez de ser yo, hubiera sido un tío es bien seguro que hubiera entrado a consolarla.

De camino a casa he pensado en que todos hemos pasado alguna vez por esa situación, ( vale mi primo y su mujer no, ya lo sé ) de llorar medio peo porque alguno tan  peo o más que nosotras nos ha dejado, lo que yo no tenía era una amiga que me diese esos consejos tan liberales en los que me propusiese tirarme a medio pueblo y parte de los de alrededor.

Con amigas como esa, para que quieres enemigos,  yo decidí matar mis penas de otra manera, sin alcohol ni tíos, que son una mala combinación, porque como decía  Alber Einstein:

" Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo ".




Comentarios

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Unos posits "