lunes, 5 de septiembre de 2011

" Edad mental "

Cuando tienes seis años y te preguntan la edad, dices tengo seis años y tres días, soy mayor.

Cuando tienes quince quieres aparentar dieciocho.

Con veinte dices la edad que tienes sin dudarlo.

A partir de los treinta no te importa que te digan que aparentas veinte y ya no te digo nada cuando llegas a los cuarenta o estas a las puertas.

Dos amigos míos que están ya en puertas, hoy se han levantando y se les ha olvidado, han pensado que aún tenían veinte y se les ha ocurrido coger las bicis y hacerse 30 km.

Así, como si nada, como el que va a comprar el periódico por las mañanas, cojo la bici y me pongo a pedalear, total si Indurain los hacia por qué no lo iba a hacer yo ?!

Este tipo de actividades, son a la vez arriesgadas, peligrosas, temerarias  y traen secuelas.

Sin ir más lejos este par de pimpollos hoy cuando volvían de su ruta que se han programado con sus IPhone, han tenido un percance que les ha hecho terminar en urgencias, uno de ellos ha frenado mal la bici y ha sentido en sus carnes lo que es volar y aterrizar mal.

Como resultado un chute de nolotil y no sé qué más, además de un relajante muscular que le ha dejado caos el resto del día.

El otro ha confesado que el ultimo tramo del recorrido lo ha hecho más o menos igual que el de las carreras de coches, " trata de arreglarlo, no te pares, que ya llegamos !!! " Las ruedas no se movían, las piernas no le respondían, al llegar a casa le tiritaban, se ha sentado en un sillón y si no llega a ser porque el mando de la tele lo alcanzaba con el brazo ni  la pone.

Eso les pasa por creer que son los mismos que hace 20 años.

Por no medir sus fuerzas, por pensar que son jóvenes de cuerpo y alma, van a tardar en volver a salir con las bicis, sobre todo porque se le ha roto en la caída.

Con la ropa pasa igual hay gente que con setenta años o más pretende ponerse la ropa del mismo estilo que a los veinte, incluso la ropa que se ponía entonces.

Que yo no digo que si te encuentras bien no ve vayas a sentir más joven, pero una cosa es querer ser un poco más joven y otra volver a la adolescencia, a la edad del pavo, a los granos del acné, a terminar pretendiendo ser más joven que tus hijos.

Yo desde luego ni loca, con que me digan que aparento cuatro o cinco menos me conformo o incluso que joven tuviste a los niños, con veinticuanto ??

Con eso ya me han alegrado el día y no hace falta que haga una maratón como a los 12 años y que me compre la bici.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada