" Barrotes "



Tengo una nueva mascota Pajaroto. Es un canario precioso que canta todo el día, que siempre está contento.

 Que parece feliz, pero a mi me da pena de él.

Cuando murió el anterior, prometí que no tendría más, porque no puedo soportar verle encerrado, verle en una jaula, sin poder salir, sin poder volar, sin ser libre.

Por mucho que le cuide, por mucho que le silbe, por mucha jaula que tenga, continua siendo una jaula.

Y está solo, muy solo.

Esta vez la jaula es mayor, pero no deja de ser una jaula. Aunque los barrotes fuesen de oro, las cadenas de platino, Pajaroto continuaría encerrado, solo, triste, preso.

Y yo soy su carcelera, su guardiana, su torturadora.

Podría abrir la puerta, dejarle libre, pero es bien seguro que no se iría, porque Pajaroto no conoce otra vida, nunca ha sido libre, nunca ha surcado los cielos mecido por el viento.

Nunca ha conocido a  una  Pajarota que le trine, que le quiera, o tal vez si???

Y si Pajarota está ahí, fuera, mirando y esperando??

Y si Pajaroto quiere salir, volar, vivir, soñar, querer, amar ??

Y si abro la jaula y se va??

Y si él sueña con ser libre ??

Con un horizonte sin barrotes, con un despertar sin todo ya hecho, con un futuro incierto pero suyo ??

Y si piensa que podría ser feliz y yo no le dejo ??

Y si me odia cada vez que me ve llegar ??

Comentarios

  1. Dale la oportunidad, abre la puerta, que decida él. ¿ O acaso existe mayor placer que ser libre?

    Nadiuska

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "