" Cambios "

Igual que cambiamos de peinado, de estilo de ropa, de zapatos, de bolsos, de maquillaje, de gafas, de relojes; igual que cambiamos nuestra forma de vestir, de salir a la calle; pues igual cambiamos nuestra forma de ser, de pensar, de actuar, de vivir y malo del que se estanca, malo del que se queda en una década y no evoluciona, una de dos o está ya instalado en esos adosados donde vamos a terminar todos ( que por cierto yo tengo parcela, no adosado).

O no vive en el mundo, porque la vida es eso, cambios, a mejor o a peor, eso depende de lo que cada uno tenga, o le guste, pero todos cambiamos.

El otro día me dijeron que había cambiado mucho, vamos más bien no me reconocieron y claro es lo que tiene perder 24 kg y renovar el armario completo ( una pasta por cierto ).

Pero también me dijeron que había cambiado de actitud, de forma de ser, de gente con la que me relacionaba.

Y no ! que no !

Que lo que he cambiado ha sido de parque, que con mis nuevos gustos, mis nuevas aficiones, lo que he hecho es irme a un parque con wifi y compaginar las funciones de madre con las de bloguera.

Un dos en uno que se dice.

Pero si que es verdad que ahora tengo otros hobbies y no creo que sea raro, ni malo.

Porque los cambios como digo, son buenos, incluso diría que necesarios.

Con 14 años me imaginaba que con 17 iría con bolso y tacones, pero en vez de eso iba con botas militares y pelo de punta.

El bolso vino a los veintimuchos y fue algo más por necesidad que por gusto.

No cabían tantas cosas en los bolsillos.

Los tacones fueron algo fugaz, llegar al 1,80 con los tacones dificulta la comunicación con las amigas y con algunos amigos.

Después fue la fase de madre nodriza de los retoños, donde más que cambios fue abandono por falta de tiempo, de sueño y de ganas.

Ahora que los retoños se limpian el culo solos ( todo un avance en las etapas infantiles ), vuelvo a ser yo, no es que haya cambiado tanto, más bien es que tengo tiempo de mirarme en el espejo, ver los estragos de casi una década sin mirarme, sacar la brocha, el yeso, las grasas acumuladas en la hibernación y retomar mi ser.

Y si eso es cambiar, pues bienvenidos sean estos cambios y por muchos años se queden.

Los tacones aún están en rehabilitación, esos irán llegando poco a poco pero juro que llegarán.

1,72 - 1,74 - 1,76 - 1,78 - 1,80

Comentarios

  1. Y para que quieres ir tan alta? Por las calles de tu pueblo no creo que puedas ir con esos andamios y ademas, para hablar conmigo tendrás que mirar hacia abajo, por no decir de como se te va a quedar la espalda, bueno, todo ventajas, jeje

    ResponderEliminar
  2. Pues estoy de acuerdo contigo, los cambios son necesarios tanto a nivel social como individual y pienso que siempre son para bien, aunque en ocasiones no lo parezca de antemano.

    Respecto a los comentarios de cierto calibre son mero fruto de la envidia, puesto que aunque esté a su disposición poder hacer lo mismo, el miedo a los cambios es superior a la disposición a experimentar sensaciones nuevas o recuperar aquellas viejas casi olvidadas, ya que la sociedad tiende a vivir de acuerdo "con el qué dirán"

    Nadiuska

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" 3XL"

" La mancha "