" Desconocido "

Hace poco un desconocido me tachó de mala persona, de superficial, de egoísta, de niña pija del 1º mundo.

Y digo un desconocido porque:

-  1º no se identificó
- y 2º porque es bien seguro que no me conoce.

Los que si me conocen me describen como una persona más atenta de las necesidades de los demás, que de las mías propias.

Pero parece ser que este desconocido no acepta a los que no piensan como él, o hacen " una crítica " simplemente una crítica a algo que él/ella  ( que no lo sé?, porque no lo dijo ) defiende.

Y como yo en mi blog digo y pongo lo que me da la gana, que para eso es mio, pues borré su comentario ( que se hubiera identificado ) no borraré jamás un comentario ( que no sea soez, guarro o ofensivo para alguien ) siempre y cuando SE IDENTIFIQUE QUIEN LO PONE.

Me da igual que se llame Vilma Picapiedra o conguito, pero cuando hablo me gusta saber con quién lo hago.

Y si no quiere hacerlo, pues que cree su propio blog y lo lea él.

El caso es que a  mi siempre me ha parecido más correcto ayudar a quien lo está pasando mal junto a mi, que al que me enseñan en una foto y no conozco.

Será tal vez por mi trabajo, porque lo veo todos los días, porque no puedo tomarme el café y el bollo, si el niño que está junto a mi no tiene nada en la boca desde hace dos días.

No me puedo comprar el décimo par de botas de color turquesa, si ese crío u otro, que siempre son más de uno, lleva los pies rozando el alquitrán.

Y es por eso, por lo que dedico mi tiempo, mi dinero, mis energías en ayudarlos a ellos. Sin menospreciar a quién decide irse a la Conchinchina a ayudar a otros.

Cada cual dedica su energía a lo que le da la gana.

Pero con todo y con eso me reafirmo en que lo de las Pastillas Contra el Dolor Ajeno, me parecen , a mi como simple mortal, como una entre millones de personas una solemne gilipollez.

Y es que con el dinero que se gastan en la campaña publicitaría, las pastillas de los cojones y todo lo que conllevan  ya podrían seguro haber creado una habitación o dos en un hospital.

Pon un cartel en la farmacia, pide el dinero claramente, te gastas menos y seguro que el que te iba a comprar las pastillas, te da el dinero igual.

O si no pon las pastillas con efectos secundarios para que las pijas de este mundo ( como yo ) veamos, sintamos lo que es vivir en el 3º mundo, con agua contaminada, sin sanidad, sin luz, vamos en la más grande de las miserias.

Y a lo mejor, así, en vez de darte una mierda de euro te doy 50, y no una vez, sino muchas.

Pero desde luego, " a mi " con esa campaña, no me habéis convencido, es más, los que me parecéis una panda de pijos sois vosotros, que veis la mota en el ojo ajeno y no el pedrusco en el propio.

Yo continuaré con mi forma de actuar, con mi manera de ayudar, al cercano, al que conozco, al que veo y con el que hablo, (que sé que es poco, pero lo hago yo, sin intermediarios ).

Y vosotros la próxima vez vender piruletas que se llevan mejor con el palito.

Ah!! también me he metido con los anuncios de compresas y con las que usan bragas en vez de tanga, por si no te parece bien y tienes algo que decir.

Un saludo Desconocido.

Comentarios

  1. ¡Dos cojones!aunque eres mujer.El que se oculta en el anonimato no es creible y pierde toda su facultad de criticar.Opiniones en el mundo hay muchas y cada uno tiene derecho a defenfer la suya pero con el "carnet entre los dientes" que es lo más legal.En cuanto el projimo a mí me enseñaron hace muuuchos años que el primero es uno mismo y de ahí se va ampliando el circulo de lo más cercano a lo más lejano y que no es menos solidario,como se dice ahora, el que ayuda a su vecino que el que se dedica a ayudar a los que vivien a miles de km. Y que la caridad en cristiano o la solidaridad en laico, se hace sin alardes sin "bombo y platillo" en la intimidad, vamos que la cosa quede entre el ayudado y el ayudante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Unos posits "