sábado, 31 de julio de 2010

"Estoy a dieta"

Más que estoy a diete, podría decir que vivo a dieta, porque lo mio con la bascula es un combate a muerte, donde solo hay una ganadora o perdedora, siempre yo.
Ella un ser inerte se limita a darme la noticia, esa temida noticia, a veces odiada , la deseada, la única que quiero y espero siempre, cada vez que me subo, que he perdido peso.
Una frase tan simple, tan poco complicada y que sin embargo implica tantas lágrimas que al final resulta casi odiosa.
Vivir a diete, es un sufrimiento, una agonia, una tortura que solo los glotones, los golosos o los que todo les gusta entienden y comprenden.
Vivir en una sociedad en la que "comer es un placer", las mejores reuniones son frente a una mesa llena de manjares, todas las fiestas y celebraciones van unidas a una comilona, hacen que la persona que está a dieta viva enjaulada y atormentada.
Con la conciencia dividida entre  integrarse en el grupo y mañana será otro día, o por el contrario sacrificarse y no caer en la tentación.
Si me integro, me divierto y lo paso bien, lo inmediato será un momento agradable, lleno de risas y diversión, pero después llegará el bajón, pero el bajón emocional claro, cuando la odiada bascula nos de las noticias que ya sabemos, las temidas, las peores, que otra vez hemos engordado, que la ropa no nos sirve, que tenemos una talla más.
Si me sacrifico y como solo lo permitido, la gente te mira mal, te dicen frases como:
- " vamos mujer que no es para tanto "
- " un día es un día "
Y frases por ese estilo, que en vez de reconfortarte te hacen sentir peor, da la impresión de que una flecha luminosa te está señalando en lo alto de la cabeza.
Lo bueno del sacrificio es el resultado, el bajar de peso, que la ropa te queda mejor, ya no tienes incrustado el flotador de los niños alrededor de la cintura.
Y desconcertantemente, increiblemente, todos los que días antes te han dicho "que un día es un día" y cosas por el estilo, hoy te dicen:
- " que bien lo llevas"
- " que facilmente pierdes peso".
Y entonces es cuando piensas: " La próxima vez que me diga que coma algo se lo meto por la boca y hago que se atragante". 

viernes, 30 de julio de 2010

Las mujeres y los años.

Tengo una duda, a la hora de hacer comparaciones no se con qué comparar a las mujeres, si con los coches, o con un buen vino.
Lo mejor creo que es ver los pros y los contras de ambas comparaciones, y después decidir.
Comenzaré con los coches.
Cuando se anuncian los coches todo son ventajas, la línea, las curvas, su potencia de arranque, la seguridad, el confor, en fin todos conocemos algún anuncio de coches.
Pues con las mujeres entre las que me incluyo pasa igual, cuando entramos en el mercado, somos seguras, con curvas, buena línea, rápidas, independientes.
Un sueño hecho realidad, lo que pasa es que como los coches y siempre teniendo en cuenta esta comparativa, vamos perdiendo valor nada más salir del concesionario.
Los años, las arrugas, lo kilos de más, los embarazos hacen que las curvas, la línea, es decir todo lo exterior se deteriore, en mayor o menor medida, dependiendo del mecánico.
Y llega un momento que en vez de compararnos con un cupe, nos comparan con un monovolumen o incluso con una furgoneta.
Pero yo, que ya no me incluyo dentro de los cupe, pero que me niego a pertenecer a la gama de las furgonestas prefiero pensar en la otra opción, y ver la comparación de las mujeres y el buen vino.
Un día hace muchos años, muchísimos alguien me dijo que yo mejoraba con los años.
Y yo le contesté: - que como los buenos vinos.
Y desde entonces no he dejado de darle vueltas a esa frase.
El vino cuanto más viejo mejor y más caro.
Las mujeres en un principio somos como los mostos, sin alcohol, simples, líjeras , sin experiencia y sin conciencia.
Con el tiempo comenzamos a coger grados y a tener mejor sabor, somos más expertas, capaces de afrontar los problemas.
Multitareas, podemos pensar y actuar en diferentes cosas a la vez.
Nos hacemos imprescindibles en todos los eventos.
Somos un valor en alza.
Una vez que he expuesto las dos comparaciones y sin animo de ofender a nadie.
Creo que prefiero ser una furgoneta con un alto grado de alcohol como combustible, porque aunque mi chasis se deteriore, tenga rayones o algún boyo, se que el combustible que lo mantiene en marcha mejora con el tiempo, que me permite afrontar todo lo que me rodea con madurez y solera.
Que hace que tenga buen sabor y deje regusto a quien lo prueba.
Que intento ayudar a los brotes de uva que tengo a mi lado, para que con los años se parezcan a mi, que ya seré un vino viejo en un envase arrugado.
Y para despedirme creo que lo mejor es decir, " brindemos por todas esas furgonetas a las que quiero y aprecio" Salud.

" Hoy es mi 25 aniversario"

Hoy es mi 25 aniversario, pensareis que estoy loca, pero es verdad, hoy cumplo 25 años de mi segunda vida, una decisión equivocada me hizo replantearme la vida y me cambio para siempre.
Es curioso como algunas decisiones cambian sin darnos cuenta todo lo que somos.
Para los que no conocen o no recuerdan contaré brevemente ese momento.
Calurosa mañana de Sábado, estabamos disfrutando de juegos y risas en la piscina, cuando "decidi" que me tiraria de cabeza por última vez antes de salir, y vaya si fue la última vez, la entrada en el agua fue perfecta, pero cual fue mi sorpresa cuando mis brazos chocaron con el fondo, se doblaron y de rebote lo que chocó con el fondo fue mi cabeza.
Un impacto brutal que hizo que la 5º cervical se partiese por la mitad casi en su totalidad.
El destino, la  suerte, la casualidad hicieron que sujetara mi cuello con fuerza con las dos manos y no lo soltase hasta que me pusieron un collarin, que evitaba que mi médula se partiese al compás de mi cervical.
Son cosas como estas las que te hacen ver lo efímero de la vida, lo rápido que todo cambia y lo frágiles que somos. Lo importante de disfrutar de lo que somos y de lo que tenemos, ya que todo puede desaparecer o cambiar en segundos.
Por eso, en el día de mi 25 aniversario y con vuestro permiso os recuerdo algo que todos sabemos pero que a veces olvidamos:
- Disfruta el momento.
- Dile a tus seres queridos lo mucho que los quieres.
- Termina esas conversaciones que tienes a medias.
- Y sobre todo se feliz.
Que la vida es una caja de sorpresas y no siempre hay una 2º oportunidad.
Os quiero a todos/as.