¡¡ A veces !!

Definiciones:


Hablar: Articular, proferir palabras para darse a entender.
Conversar: Tratar, comunicar y tener amistad unas personas con otras.

Yo prefiero conversar a hablar, ya hablo cuando voy a comprar o al médico, incluso cuando trabajo, que no callo.

Pero el resto del tiempo prefiero conversar, rodearme de personas a las que aprecie, estén cerca o lejos, porque para conversar, no hace falta verse las caras, ni oír su voz, ni tenerlos cercas.

Me gusta conversar con los que están lejos, con los que están cerca, a través del teléfono, en vivo y ya no por carta, ( que tardan mucho y no se lleva) pero si por E-mail, que es fácil y barato.

Me encanta saber que están bien, preguntar por su día a día, interesarme por sus problemas y si puedo y me dejan, ayudarles, contar mis pequeñas dudas y pedir consejo, que a veces cuatro ojos ven más que dos, o simplemente conversar, sin nada importante que decir, solo para reír y disfrutar, decir una tontería detrás de otra, reírnos, crear un ambiente agradable, relajado, divertido.

Pero a veces esas conversaciones se quedan a medias, a veces no somos valientes y no decimos todo lo que queremos, por miedo, por el momento, por las circunstancias, por los que nos rodean, por mil razones y nos quedan las dudas, la incertidumbre, las mil posibles respuestas.

Y no me refiero a algo que se ha estado hablando hace un rato y se ha parado por un momento, estoy diciendo que a veces dejamos cosas sin decir, sentimientos sin expresar, frases por terminar, preguntas sin hacer o sin contestar, y se quedan ahí, durante años, en ese rinconcito de nuestra cabeza, que todos tenemos y cuando menos te los esperas, saltan a primera linea y nos dejan cao, tirados en el sofá, soñando despiertos con lo que tendría que haber dicho, lo que tendría que haber hecho, que habría pasado si...

A veces y solo a veces, tienes la oportunidad de terminar una de esas conversaciones que dejaste a medias.

Y entonces, comienzan las dudas, qué hago? se lo digo? de qué sirve después de tantos años? merece la pena?

O, le digo las cuatro frescas que llevo años ensayando, que le tenía que haber dicho ese día.

Le cuento eso que se, eso que debería saber, eso de lo que nunca se enteró.

Le confieso la verdad?, le digo una mentira?, le dejo en Paz.

Las conversaciones a medias son como el cieno de un estanque, todos sabemos que está allí, en el fondo y si se remueve, revuelve todo el agua, la ensucia, la enturbia, no deja ver nada más.

Hay una pequeña historia que todos tendríamos que tener en cuenta de vez en cuando, es esta:

Hu-Ssong propuso a sus discípulos el siguiente relato:


- Un hombre que iba por el camino tropezó con una gran piedra. La recogió y la llevó consigo. Poco después tropezó con otra. Igualmente la cargó. Todas las piedras con que iba tropezando las cargaba, hasta que aquel peso se volvió tan grande que el hombre ya no pudo caminar.

Hu-Ssong,  preguntó:

¿Qué piensan ustedes de ese hombre?


- Que es un necio -respondió uno de los discípulos-.

¿Para qué cargaba las piedras con que tropezaba?

Dijo Hu-Ssong:

- Eso es lo que hacen aquellos que cargan las ofensas que otros les han hecho, los agravios sufridos, y aun la amargura de las propias equivocaciones. Todo eso lo debemos dejar atrás, y no cargar las pesadas piedras del rencor contra los demás o contra nosotros mismos.


Si hacemos a un lado esa inútil carga, si no la llevamos con nosotros, nuestro camino será más ligero y nuestro paso más seguro.


Así dijo Hu-Ssong, y los discípulos se hicieron el propósito de no cargar nunca el peso del odio o del resentimiento.

Bss







Comentarios

  1. La vida es como es y no sirve decir si yo hubiera dicho o hecho esto o aquello, porque entonces no sería la vida que tenemos sino otra y a lo mejor ni siquiera eramos los que somos ahora. Muchas veces nos disgustamos porque algo no sale como nosotros lo teníamos pensado y ocurre que cuando pasa el tiempo nos alegramos de que no acurriera así porque lo actual es mucho mejor.Yo soy un poco fatalista y pienso que cuando nacemos nuestra vida está escrita y todo ocurre como tiene que ocurrir y no sirve desear esto o aquello lo mejor es vivirla como viene y sacarla el mejor partido posible y sobre todo no hacerse "mala sangre"

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con no hacerse "mala sangre" pero en algo influimos en nuestro destino, tú con tus decisiones marcas aunque no sea el destino, sí el rumbo a seguir, que puede ser más o menos agradable aunque termine en el mismo sitio ya marcado desde el principio, no sé, a lo mejor es para luchar por el día a día e intentar mejorar o cambiar, modificar, porque si no tiene sentido levantarse por la mañana,....si total, voy a terminar así o asá...creo que merece la pena intentar ser si no el dueño, al menos el director de la orquesta.no crees?

    ResponderEliminar
  3. A veces, las dudas me invaden me dejan caos, me hacen pensar y no se que decisiones tomar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Unos posits "