" Dolor "

Hoy he tenido un accidente domestico, me he dado un golpe en una rodilla y me ha dolido tanto que me mareaba, el dolor era tan intenso, tan insoportable, tan horrible que no me permitía pensar, me ha bloqueado, he tenido que producir más adrenalina esta tarde que en un año.

Y es que lo del dolor es tan subjetivo, tan personal, lo que para mi ha sido un mundo, para otra persona puede no ser nada, o al revés.

Yo creo que existen tres tipos de dolor:

El dolor físico:

 Que se produce con un golpe, con una enfermedad y que a veces se quita con Nolotil.
Si no es así, te puede complicar la vida, hacer de ti un anciano, cambiarte el carácter, limitar tu vida.
 Cuando tienes dolores crónico te transformas en un yonki de las pastillas, te las tomas porque te duele, te las tomas por si te va a doler, te las tomas aunque no te duela, y cuando tu cuerpo se habitúa al chute, subes el nivel y vuelves a subirlo y te presentas en la farmacia de urgencias un domingo por la tarde con la cara desencajada pidiendo, suplicando algo más fuerte, porque las tres aspirinas, los dos nolotil, el gelocatil, el enantiun y la que te ha sugerido tu amiga, todas juntas hoy no te han funcionado y el dolor sigue ahí y va a más.
Ese dolor físico, si tienes la suerte de superarlo, se olvida, quién se acuerda de un dolor de espalda? De un dolor de muelas? De un parto?


El dolor mental:

Que es el que se produce por vivir con otras personas. Porque no siempre todo va bien, a veces se discute con los más cercanos, con los compañeros de trabajo, con los amigos, nada importante, pero nos duele.
Este dolor se quita poco a poco, hablando, razonando, cediendo, siendo comprensivo y haciéndonos comprender, en resumen viviendo en sociedad.

El dolor del alma.

Ese tiene peor cura, se suele sufrir en silencio, como las almorranas y muchas veces es un dolor incomprendido.
Ese es un dolor que no todos sufren, ( los menos, los afortunados ) que no lo sufren, no comprende a los que van llorando por los rincones, a los que todas las canciones de amor parece que hablan de él/ella, a los que los días, las noches, las semanas, los meses, los años, les parecen eternos.
El dolor del alma puede tener cura, todo depende de lo que te propongas, de los que te rodeen de quien te lo provoque.
 Yo no creo en la frase " Quién bien te quiere te hará llorar, yo soy más de quién bien te quiere, te hará reír, te hará feliz, te entenderá, te apreciará, te valorará, te respetará y te amará por encima de todo "

Lo bueno del dolor, es que pasa, se va, se olvida y después valoramos más lo que queda o lo nuevo que llega.

 Disfrutamos del calor porque hemos sentido el frío. Valoramos la luz, porque conocemos la oscuridad. Y comprendemos la felicidad porque hemos conocido la tristeza (David Weatherford)



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "