" Botellas "




Hay una frase que siempre he escuchado, que dice:

" Comemos más por los ojos que por la boca "

Y creo que es verdad, casi siempre nos quedamos con lo que a nuestros ojos parece más bonito, con lo que es llamativo, con lo que todo el mundo mira, sin darnos cuenta que es muy seguro que no sea lo que estamos buscando y yo creo que esto no es una decisión muy acertada.

Pongamos un ejemplo:

Voy a una tienda y veo varias botellas, una es final esbelta, con detalles exteriores, magnifica su presencia, pero vacía, con poca capacidad, sin utilidad.

La otra es de cristal vulgar, sin decoración, simple exteriormente, pero con mucho potencial.

Casi sin pensar seleccionamos la bonita y la compramos, pero al llegar a casa, nos damos cuenta de nuestro error, de su inutilidad, de su falta de espacio, de que nos estorba y empezamos a pensar en la otra botella, en la simple, la normal, la útil, la que tendríamos que haber comprado.

A mi en esas ocasiones me entran unas ganas increíbles de romper la que he comprado contra la pared e irme corriendo a por la otra, claro que entonces pueden haber pasado varias cosas:

- una que la otra botella la haya comprado una más lista que yo.
- dos que yo ya haya metido cosas en la mía y ahora me cueste trabajo sacarlas.
- o tres que por pura vaguearía no me acerque a la tienda y me conforme con la que he comprado aunque no me guste.

Las personas somos como las botellas, unos se preocupan más de tener el exterior muy decorado, llamativo, expectacular, pero se olvidan del interior, lo tienen oculto entre los adornos, vació, sin interés o peor aún con malos olores y sabores.

Mientras hay personas que no cuidan su imagen o la cuidan poco, sus botellas son normales, lisas, simples, limpias, pero con una gran capacidad, están llenas de grandes tesoros, todos juntos, todos útiles, todos buenos, pero que no llaman la atención, para descubrirlos hay que ir poco a poco saboreándolos utilizándolos en nuestro día a día, haciéndolos un espacio en nuestras vidas, convirtiéndose en algún imprescindible, insustituibles, necesarios.

  Esas son las botellas que a mi me gustan las que yo quiero en mi vida, las que necesito todos los días, las que mis ojos buscan en las estanterías, las de verdad, porque yo soy como alguien me definió hace muchos años,        " muy simple en cuestiones de decoración ".

Y eso es algo de lo que cada día me siento más orgullosa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "