martes, 30 de noviembre de 2010

" La Vida "

La semana pasada se habló mucho del alzheimer, de las personas famosas que han sufrido esa enfermedad, de la perdida de los recuerdos, del olvido en el que viven.

Además de esas personas famosas, hay muchos anónimos, que nunca han salido en la tele, ni en la prensa, pero que para nosotros son muy importantes y que nos han olvidado o peor aun sus recuerdos han variado, ya no nos recuerdan con cariño, ya no somos sus nietos, sus hijos, su familia.

Viven en mundos atormentados, con intrigas, con rencores, con miedos, que por mucho que intentemos solucionar no conseguimos alejar de sus pensamientos.

¿ Es esto vivir ?

Cuando hablamos de los años que ha vivido una persona, tenemos que contar estos años, o se para la cuenta en el momento en el que la memoria los recuerdos, las ilusiones, dejaron de formar parte de su día a día?

Qué puede haber más triste que olvidar:
- el primer te quiero.
- los años de amor, de ilusiones, de alegrías.
- las primeras pataditas de tu hijo en la tripa.
- su primer llanto.
- el primer día de trabajo.
- el primer sueldo.
- los amigos del alma.
- las batallas ganadas y las perdidas.

¿ Quién puede decir que está vivo si no recuerda su vida ?

Con el tiempo las personas vivimos más, antes el que llegaba a los 60 era un anciano.

Ahora estás en edad laboral, eres un miembro activo de la sociedad. Si te mueres antes de los 90 parece que te has perdido algo.

Pero yo prefiero morirme a los 60, bueno a los 80, que si por llegar a los 100 los últimos años de mi vida los voy a pasar en una nube, en un nubarrón, en una tormenta, en un huracán.

Prefiero irme cuando la brisa acaricie mi cara, cuando recuerde con mariposas revoloteando en mi estómago el primer beso.

Cuando aún pueda llorar el recordar con cariño a los que no están.

Cuando una tarde en la mesa camilla se llene de risas y de charla hablando de las batallitas pasadas.

Es así como quiero que sean mis últimos días, viviendo, hablando, amando, soñando.

1 comentario:

  1. lo triste es que, por ahora, no podemos elegir ponerle fin a una vida tormentosa por las enfermedades, ya sea doloroso físicamente o psíquicamente. Por ahora, tenemos que sufrir ser ancianos que hemos olvidado nuestros buenos momentos, a nuestros familiares, todo lo bueno

    ResponderEliminar