" La Amistad "

Artículo de Hoy del  " El País Semanal ".  ¿ Para qué tengo amigos ?

¿ Qué es la amistad ? Etimológicamente, su origen procede del vocablo latino amicus ( amigo ), que viene del verbo amara, que significa amar. En paralelo, también se dice que se trata de un vocablo griego compuesto por a y ego, cuyo significado es sin mi yo. Es decir, que la amistad implica amar a nuestros amigos, más allá de nuestros deseos, necesidades y expectativas, tal como explica María Asunción Rodríguez Vilert.

¿ qué son los amigos para mi ?

Los amigos, no son esas personas con las que solo sales de juerga, con las que solo te bebes dos cañas, o  solo pasas un rato en una terraza de un bar.

Los amigos son las personas que te apoyan en los malos momentos, que se quedan contigo cuando no tienes ganas de estar con nadie, los que te escuchan llorar, aunque en ese momento les apeteciera estar riendo en otro sitio, los que te llaman todos los días, con una excusa para ver como estás.

 Y que también se sientan en una terraza a tomar una caña contigo, que salen de juerga contigo y te acompañan a casa cuando no puedes llegar.

Los amigos son los que se ponen en tu lugar, son capaces de sentir tus penas, tus alegrías, tus sentimientos, sin pedir nada a cambio, simplemente por ser eso tus amigos.

Los que un domingo por la mañana se levantan a las ocho para recoger a tus hijos y sonríen cuando se los dejas.

Los que hacen malabares para cuadrar sus horarios y poder hablar cinco minutos contigo.

" La verdadera amistad se contruye cuando no existe la necesidad, tan solo el goce de compartir con los otros "

Doy fe de tener muy buenos amigos, amigos de verdad, de los que perduran en los años, amigos que piensan y viven de forma totalmente diferente a la mía, pero que con todo y con eso siguen siendo mis amigos, o quizás sea por eso por lo que son mis amigos.

Tengo amigos desde hace décadas, amigos desde hace años y nuevos amigos, pero todos de verdad.

También tengo la suerte de incluir entre mis amigos a mi familia, cosa que no es muy frecuente, los amigos se eligen, la familia no, y ser amigo de los familiares es un privilegio.

He de decir que a lo largo de mi vida me he llevado chascos, y en algunas ocasiones de los grandes, con personas a las que consideraba mis amigos y que me han defraudado, abandonado, traicionado, pero supongo que esto será normal a lo largo de la vida, y que no será la última vez que me pase, espero que pocas veces más, porque duele, deprime y deja mal sabor de boca, te hace pensar ¿ qué habrás hecho mal  para que te dejaran de esa manera?.

Otros amigos, poco a poco han dejado de serlo, los caminos, los interese, la vida nos hizo girar hacia mundos diferentes, pero siempre queda algo, los recuerdos de los buenos momentos, la tranquilidad de una separación serena, por la evolución lógica de las personas y no por malos momentos.

  " Cuando nos encontramos con un verdadero amigo, nuestro corazón se llena de alegría e ilusión " como dice, Mitch Albom.

La mutua compañía se convierte en un goce en sí mismo, donde no cabe la hipocresía ni los silencios incómodos"

Con el tiempo y la experiencia, la " amistad madura " nos permite cultivar la cualidad de la amigabilidad ". Es decir, ser amigable con las personas que se cruzan en nuestro camino.

" Si bien podemos desarrollar la amigabilidad hacia todo el mundo ", señala Albom. Y concluye:

" La práctica diaria de esta actitud amable y amorosa es la llave que abre las puertas de la abundancia, la plenitud y la prosperidad dentro de nuestra gigantesca red de relaciones "

Yo soy amigable por naturaleza, y necesito a mis amigos a diario, pero también necesito mi autonomía para desarrollarme como persona, y poder disfrutar de los momentos que paso con ellos.

E igual que yo necesito ese espacio, procuro dárselo a ellos, o eso intento.

Termina el artículo del semanal contando un cuento precioso, del que no dicen quién es el autor, pero que merece la pena leer:

" Había una vez un niño de 13 años que paseaba por la playa con su abuelo.

Hubo un momento en que el chaval lo miró con insistencia y le preguntó:

 " Abuelo, ¿ qué puedo hacer para conservar un amigo que he tenido mucha suerte de encontrar ?

El hombre reflexionó unos instantes, se inclinó hacia el suelo y recogió arena con sus dos manos.

Con las dos palmas hacia arriba, apretó una de ellas con fuerza, haciendo que la arena se colara entre sus dedos. y cuanto más apretaba, más arena se escapaba.

 En cambio, la otra mano permanecía bien abierta: allí se había quedado intacta la arena que había recogido.

 El chico observó maravillado el ejemplo que acababa de mostrar su sabio abuelo.

Así fue como comprendió que cuando intentamos retener y encerrar una amistad estamos en el camino de perderla, mientras que cuando la tratamos con respeto, confianza y libertad podemos llegar a mantenerla para siempre ".

Comentarios

  1. hola amiga - hermana - colega - compañera - tia de mis hijos - rival de la ropa de nuestros armarios- y más, más, más...., que te quiero un montón!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Adaptando una cita de Khalil Gibran al tema de la amistad diré:Los amigos estaran juntos en la memoria, pero dejad que haya espacios en vuestra compacta amistad,y dejad que los vientos dancen entre vosotros. Sed amigos pero no hagain de vuestra amistad una atadura, dejad más bien que haya un mar meciendose entre vosotros Divertíos juntos pero conservad vuestra propia soledad.Y estad juntos pero no demasiado juntos porque las columnas del templo guardan distancias y el ciprés y el roble no crecen el uno a la sombra del otro.Estos árabes suelen tener a veces buenas ideas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Unos posits "