" Pof"

Hoy estoy "Pof" lo siento chicos, pero ayer no vi ni una estrella y eso que eran casi las tres de la madrugada y yo continuaba mirando al cielo.
Lo único que conseguí ayer fue un terrible dolor de cervicales, que era lo que menos falta me hacia.
Esta mañana entre el dolor de cervicales, las escasas horas de sueño y la caminata de casi 6 km, la que parecía que estaba de resaca era yo en vez de los cientos de ojerosos resacosos que nos rodeaban cuando hemos ido a la Plaza.
Porque sí, voy a la plaza todos los días, porque como dice el refrán, " si no puedes con ellos, unete a ellos" y eso es lo que a mi me ha pasado con los Toros y las fiestas de Agosto de este pueblo.
En un principio me resultaban odiosas, aburridas, espantosas.
El programa de fiestas es simple, vaquillas por la mañana, toros por la tarde.
Puedes vivir en el pueblo y evitando dos o tres calles, no enterarte que hay fiestas, bueno claro, evitando esas calles y siendo completamente sordo, porque mira que son ruidosos los tíos, con el tachin, tachin, el paquito chocolatero y el oe,oe,oe.
Pero hace un par de años, mis hijos empezaron a pedirme ir a ver la vaquilla, y una cosa llevó a otra, y ahora, tenemos peña, gradas y camisetas, "casi na ".
Y para el próximo años ya estamos pensando en llevarnos a los toros, la pata de jamón, las cervecitas y el Hornazo de Salamanca.
A este paso dentro de unos años, seré miembro de la comisión de festejos, y seré yo la que escriba el programa de actos, vaquillas por la mañana y toros por la tarde, que eso parece que es lo que gusta.
Para los que penséis que soy cruel y que mis hijos terminarán completamente traunatizados por ver torear a vaquillas y toros y después ver como los matan, os diré que durante años, mi hermana y yo asistíamos puntualmete al sacrificio semanal de una oveja en la cantina de la finca donde vivíamos, sin que mi madre se enterase, que no nos perdíamos ni una matanza, desde el principio hasta el fin, y que eramos expertas en la caza de pájaros y alguna gallina, con los cepos que teníamos.
Y después de esa terrible infancia somos dos mujeres, que no lloramos muertas de miedo por las noches, ni tenemos traumas infantiles ocultos en nuestros armarios.
Y ahora os dejo, que esta tarde tocan dos toros.

Comentarios

  1. la vida es una putada, a veces feliz, pero tiene un aspecto cruel y malo que se debe conocer, porque así, cuando un día te saca los cuernos hay que saber afrontarlo. Si hiperprotegemos a nuestros niños no tendrán redaños, valor, agallas, como quieras llamarlo. Ver matar a una oveja era algo que me atraía de pequeña y no creo que sea ni fuese una sádica, no más allá de cazar culebras, saltamontes...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "