" Estoy cansada"

Estoy agotada, y es que las vacaciones me agotan, me paso el día dormitando, de la cama al sofá, del sofá a la cama, y en el medio, la piscina.

Soy más apática que los koalas en el zoo que te pasas una hora mirándolos y como mucho se mueven dos centímetros.

Y en la piscina tampoco me muevo mucho, sillita de playa, cafecito y libro.

Pero con todo y con eso estoy cansada.

Será por el calor sofocante que no me deja dormir por las noches, por las fiestas de pueblo que parece que no terminan nunca, entre fiesta de las motos, fiestas locales y fiestas que se inventa la gente, rara es la noche que puedo dormir antes de las cinco de la mañana.

Y como soy tonta, a las ocho de la mañana con "la fresca" como diría mi abuela, me voy a dar el paseito de ocho kilómetros, que desde luego no me ayudan a descansar precisamente.

Este es un verano raro, raro, raro, comencé haciendo un viaje siempre soñado.

Viaje en tren con tremendo mareo y vomitona.

El primer día en la ciudad del amor, conocí todos los wc públicos desde el louvre hasta mi hotel no se si fue el agua o la comida, pero madre mía, que mal!!.

Los demás días me andé con cuidado, y no bebí ni café, que eso para mi es un autentico sacrificio.

Resumiendo, que entre las caminatas y los recortes alimenticios a la vuelta pesaba dos kg menos que a la ida, y eso si que es raro en una vacaciones.

Cuando llegué a casa el agotamiento era tremendo  pero comenzaban las fiestas y claro no me las podía perder, que una está mayor, pero tanto como para no salir de fiesta, ni hablar.

Después de las fiestas comencé mi etapa koala, y en esa estoy, con la siesta del burro, la siesta de la sobremesa, la siestecita piscinera, y los ojos como platos a las tres de la mañana. 

Pero bueno, esto me ha permitido pensar en  cosas que creía olvidadas, en personas añoradas, en lugares cercanos que hace tiempo que no visito, en mi vida pasada, presente y futura, qué también está muy bien.

Comentarios

  1. Vaya, lamento que tu viaje no haya sido de ensueño, precisamente. Yo tan sólo me he puesto enferma una vez, el año pasado, en Marrakech, pero según me han dicho se pone malo to dios en Marruecos, así que yo no iba a ser una excepción, a pesar de cuidar el agua y la comida. En Europa nunca he estado enferma y he comido en todas partes. Yo suelo soportar el calor muy bien, quizá porque nací en agosto, pero es cierto que como mejor se está es con 23 ó 25 grados, y poder dormir con edredón, como he hecho yo estos días pasados en Holanda y en Bélgica.

    Por cierto, suerte que has adelgazado, porque en general lo que cogemos son kilos. Yo tengo que desprenderme de un kilito que se me ha puesto en el culete, de tanto tomar gusanitos de chocolate sobre el pan y la mantequilla, a lo que son muy aficionados los holandeses, pero no es grave: en una semana, kilo fuera y mis 59 otra vez.

    No te preocupes, esa desgana es normal. Pronto estaremos en septiembre y los calores serán un recuerdo.

    Hasta luego :)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Mari Carmen, por lo demás fue un viaje precioso, con visita a Eurodisney incluida, que los crios no perdonan, y en cuanto a los kilos, me vino estupendamente, he perdido 18 kg en año y medio, jejeje, un beso y continuaré atenta a tu blogs que me encanta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

" El Abecedario de los sentimientos "

" La mancha "

" Mi cumple "